<

El Capitolio está en alerta máxima por supuesto plan de milicias para irrumpir hoy

Las fuerzas del orden se encuentran en alerta máxima sobre el Capitolio de Estados Unidos después de que inteligencia descubrió un “posible complot” de un grupo de milicias para asaltar el edificio que alberga al Congreso, esto luego de dos meses de que seguidores de Donald Trump rompiera ventanas y puertas para intentar detener la certificación de la victoria del ahora presidente de ese país, Joe Biden.

Fue ayer que los autoridades policiales revelaron el supuesto plan, el cual generó nuevamente un intenso despliegue de seguridad en el perímetro del edificio, donde murieron 5 personas, entre ellas un agente, cuando los adherentes de Trump ingresaron violentamente el 6 de enero.

La amenaza parece estar relacionada con una teoría fantasiosa de extrema derecha, promovida principalmente por partidarios de QAnon, de que el ex presidente Trump volverá al poder el 4 de marzo y que miles irán a Washington D.C. para tratar de destituir a los demócratas de su cargo. La fecha estipulada fue justamente el día de la inauguración presidencial original hasta 1933, cuando se trasladó al 20 de enero.

Las autoridades detectaron intercambios por internet entre miembros de ‘Three Percenters’, un grupo de milicias antigubernamentales, sobre posibles complots contra el Capitolio hoy, según dos personas al tanto del tema y que hablaron bajo condición de anonimato.

Integrantes de Three Percenters se encontraban entre los extremistas que irrumpieron en el Capitolio el 6 de enero.

Se supo de la amenaza mientras la policía del Capitolio y otras agencias de seguridad eran criticadas en audiencias en el Congreso por su fallida respuesta en los disturbios.

Entre los cuestionamientos están que la policía estaba mal preparada para los violentos partidarios de Trump e incluso los refuerzos de la Guardia Nacional tardaron horas en llegar. Para entonces, la turba había irrumpido y vagaba por los pasillos durante horas.

La guardia a cargo de la seguridad del palacio legislativo advirtió en un comunicado que “está al tanto y preparada para cualquier amenaza potencial hacia los miembros del Congreso o hacia el complejo del Capitolio”.

Los legisladores, el personal del Congreso y las autoridades encargadas de hacer cumplir la ley todavía están nerviosos después del ataque del 6 de enero, aunque la seguridad alrededor del Capitolio se mantiene en un nivel sin precedentes.

Agencias