Malasia exige castigo a responsables del derribo

14/10/2015 – El primer ministro de Malasia, Najib Razak, reiteró este miércoles su demanda para hacer justicia a las víctimas del avión del vuelo MH17, derribado en el este de Ucrania en 2014, tras la publicación del informe que atribuye el incidente a un misil de fabricación rusa.

El Consejo de Seguridad de Holanda, que lidera la investigación internacional sobre las causas del accidente del avión de Malaysia Airlines concluyó que el aparato con 298 personas a bordo fue derribado por un proyectil Buk de fabricación rusa.

“Prometo que Malasia seguirá con su determinación hasta que se consiga que aquellos que están detrás de este acto atroz paguen por sus crímenes”, dijo Najib en un comunicado.

El primer ministro malasio reclamó “respuestas concluyentes” a la investigación criminal liderada por Holanda para permitir la “acción más contundente” contra los responsables.

También reiteró que pese a los 15 meses que han pasado desde el incidente, Malasia mantiene su compromiso de hacer justicia a las víctimas tan fuerte como el primer día.

El ministro de Transporte, Liow Tiong Lai, añadió que el equipo conjunto de investigación, en el que además de Malasia están Holanda, Bélgica, Australia y Ucrania, trabaja para crear un tribunal internacional para juzgar el caso.

En julio, Rusia vetó una resolución de Australia en el consejo de seguridad de la ONU que proponía la creación de un tribunal internacional para investigar y juzgar el caso del MH17.

También Australia demanda responsabilidades

El Gobierno de Australia también reafirmó su compromiso para hacer justicia a los familiares del avión del vuelo MH17.

“Nosotros y los otros gobiernos socios que integran el Equipo de Investigación Conjunta nos mantenemos absolutamente comprometidos con que se haga justicia”, dijeron en un comunicado el primer ministro, Malcom Turnbull, y la ministra de Exteriores, Julie Bishop.

Turnbull, que abordó el informe en una teleconferencia con su homólogo holandés, Mark Rutte, expresó su solidaridad con las familias de las víctimas, entre ellas 38 ciudadanos y residentes australianos.

Por su lado, Bishop destacó que las conclusiones sobre el derribo por un misil “es consistente con la evaluación inicial del Gobierno australiano sobre el incidente”.

Ambos destacaron que el informe no atribuya responsabilidades sobre el derribo debido a que esta cuestión forma parte de una investigación criminal por parte del Equipo de Investigación Conjunta, que incluye a la Policía australiana.

Agencias

Share Button