Lo matan por usar tirantes con los colores de la bandera española

14/12/17.- Víctor Láinez, de 55 años, falleció este martes en Zaragoza como consecuencia de las lesiones que sufrió la madrugada del viernes tras ser golpeado por dos individuos.

La agresión se produjo después de una discusión entre la víctima y sus atacantes a causa de los tirantes con los colores de la bandera de España que lucía Láinez.

Aunque los equipos de emergencia trataron de reanimar a Laínez, ya no recuperó la consciencia y fue ingresado en el Hospital Clínico, donde le indujeron el coma para tratar de mejorar las lesiones cerebrales.

Sin embargo, su estado se agravó hasta entrar en muerte cerebral y este martes, ante la irreversible situación que presentaba, los médicos decidieron desconectarlo después de que sus familiares y amigos se despidieran de él.

La policía detuvo este lunes a uno de los presuntos agresores, Rodrigo Lanza, un activista del movimiento okupa que en 2008 fue condenado a prisión por dejar tetrapléjico a un guardia urbano en Barcelona.

Lanza Huidobro, que nació en Viña del Mar pero tiene la nacionalidad española, ya cumplió una pena de cinco años por dicha agresión.

El presunto autor de la agresión declaró que le propinó un único puñetazo en el bar, aunque la Policía trata de averiguar si lo hizo con algún objeto.

Los testigos narraron, conforme a lo publicado por El Heraldo de Aragón, que fue Lanza quien supuestamente propinó a Láinez un fuerte golpe en la cabeza con una barra metálica que le dejó inconsciente en el suelo.

El agresor y su acompañante propinaron además varias patadas al caído antes de huir.

En un comunicado, Falange consideró que el asesinato se debe a motivos de discriminación y persecución ideológica y anunció que presentará una denuncia por tal motivo.

Asimismo, la familia de Laínez se presentó como acusación particular en el juicio por la muerte y pedirá que se apliquen a Lanza los delitos de asesinato y odio, si se confirma que el origen de la agresión fueron los tirantes con el color de la bandera española.

Tras lo cual, una juez decretó este jueves el ingreso en prisión provisional de Lanza Huidobro.

La magistrada tomó la decisión a la vista del atestado policial y de las peticiones formuladas por la Fiscalía y el representante de la familia de la víctima.

En su comparecencia, el detenido se negó a responder a las preguntas de las acusaciones y sólo contestó a las formuladas por su abogada y por la juez, para dar una versión exculpatoria que responsabiliza del inicio de la agresión al fallecido.

Su versión contrasta con la aportada a la causa por testigos presenciales y por el resultado de la autopsia, que achaca la muerte de la víctima a un ataque sorpresivo y por la espalda.

“Fue golpeado por la espalda sin posibilidad alguna de defensa y utilizando al efecto un objeto lo suficientemente contundente como para provocarle una fractura ósea que le causó una hemorragia y le afectó al cerebro”, según el informe preliminar de la autopsia.

Ello provocó el desplome de Láinez al que su agresor siguió golpeando en el suelo.

“Le propinó fuertes golpes en la cabeza, quizá patadas, que le provocaron la rotura de los huesos propios de la nariz y zonas adyacentes”.

En este sentido, la juez recalcó la gran intensidad traumática de la agresión tanto en la parte posterior como anterior de la cabeza, sin que se aprecien signos externos de reacción o defensa de su cuerpo.

El caso se produce en un contexto en el que los partidarios de la unidad de España aseguran ser víctimas de una campaña de odio por parte de sus adversarios, mientras los independentistas denuncian agresiones por parte de grupos de ultraderecha.

Agencias

Share Button