Gaceta

Raúl Terrazas

30/03/16

Repunta venta de carros chicos

Aunque en Chihuahua, una de las entidades donde las organizaciones sociales dedicadas a la protección de los intereses de propietarios de vehículos americanos, mejor conocidos como “chocolates”, acaba de sufrir un revés, porque el SAT congeló la disposición del Gobierno para la regularización de autos, no quiere decir que las importaciones a través de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público se alteren.
Por las fronteras de Tamaulipas, quienes paguen los impuestos por derechos de importación y las unidades cumplan con los requisitos establecidos, pueden importarlas, el único asunto es que la demanda de este tipo de servicio se redujo en los últimos meses a consecuencia del encarecimiento del dólar, lo que se ha notado, al menos en esta capital, con las altas ventas que tienen las agencias de autos nuevos, en especial los llamados compactos y cuyo costo está por debajo del límite que evita el pago de tenencia.
Durante los primeros meses de este año, agencias como las que son propiedad de la familia Charur, no se dan abasto para atender la demanda de los llamados carros chicos, con todo y que los clientes llevan el dinero del enganche en la mano.
Una de las razones para ello, es que la producción en planta de algunas marcas es insuficiente para hacer llegar los carros para que los clientes los adquieran en cuanto pagan los enganches.
Desde luego que, cualquier acción restrictiva a la importación de autos “chocolates”, realizada por el SAT, es como una bocanada de oxígeno para las agencias de carros mexicanos, ya que, la gente prefiere adquirir un vehículo chico que meterse en líos con las organizaciones sociales que viven de los cobros que hacen a los enlistados a quienes les prometen que les nacionalizarán sus vehículos, pero, solo les entregan un plástico con el emblema de ellos, mismo que, en ningún momento es legal.
Lo legal es que cada quien, como ciudadano responsable nacionalice sus unidades en la frontera y pague las placas y los derechos en las Oficinas Fiscales del Gobierno del Estado, para que puedan portar láminas oficiales.
De este asunto, algo que siempre ha llamado la atención es el hecho de que la importación de vehículos en forma legal, la realizan los ciudadanos que viven en entidades del centro y sur del país, mientras que, los que viven en entidades del norte mexicano, se la juegan con autos ilegales con la esperanza de pagar menos por la nacionalización.
Porque los de otras entidades si pagan los derechos en Hacienda, es que, siempre se observa en las carreteras a cientos de unidades que transitan con permisos provisionales expedidos por las oficinas de la frontera y por tanto, una vez que lleguen a sus destinos tienen que ser emplacados.
Ahora bien, como todo en los tiempos de campañas, los carros chuecos o importados entran en el juego, de manera que, las organizaciones sociales le apuestan a programas especiales de nacionalización, sin embargo, debe quedar bien claro que al menos en Tamaulipas, nadie tiene que ver una cosa con otra, nacionalización vehicular es una cosa y candidatos con sus campañas otra.

Los otros
Un matamorense más se incorpora a las tareas de partido fuera de su pueblo. Es Jorge Camorlinga Guerra, quien va al municipio de Soto la Marina con la idea de empujar la estructura que tiene el tricolor allá para tres cosas, ganar en las urnas la candidatura de su paisano, Baltazar Hinojosa Ochoa, repetir el triunfo sobre el PAN en la presidencia municipal y apoyar hacer que salga airoso el candidato a diputado por el XVI Distrito local electoral.
El nombramiento como delegado le fue entregado por su también paisano y amigo, Rafael González Benavides, presidente del comité estatal del PRI y por el secretario de Acción Electoral, Héctor Villegas Gamundi.
Plantados en el terreno de las realidades, en Soto la Marina, aunque los panistas le tienen echado el ojo, porque ya gobernaron allí y además la historia electoral registra alternancia con otros partidos políticos, el PRI tiene que salir airoso en el objetivo de Camorlinga Guerra, entre otras cosas porque hay un trabajo responsable, serio y de resultado por parte del alcalde, Leonel Tabares Flores.
El presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso del Estado, diputado Ramiro Ramos Salinas, tendrá reunión previa el dos de abril con los legisladores, con la idea de delinear el esquema de trabajo que seguirán para sacar todos los pendientes que tienen ya que, la finalización de la Legislatura está cerca.
Obvio, el hombre quiere que los tamaulipecos se percaten de la importancia que ha tenido durante esta Legislatura, el acercamiento con la sociedad y como existen compromisos serios para posicionar de manera adecuada el papel de los diputados, será relevante que cada asunto tratado en el seno del Congreso se concluya de manera práctica.
Queda bien claro que Ramos Salinas se empleó a fondo para acercar el Congreso del Estado a los habitantes, por eso lo definió como itinerante, un formato que agradó a las personas y a las autoridades municipales, porque observaron la seriedad, los protocolos y el buen grado de discusión que se da en las sesiones públicas respecto a los asuntos que atañen a la población.
También es interesante decir los diputados de esta Legislatura, la LXII, hicieron el número mayor de prospectos candidaturas para alcaldías y hasta la gubernatura y fue parejo, tanto del PRI, PAN, PRD y del Movimiento Ciudadano, porque la experiencia política lograda en el desempeño de su función, les convertía en prospectos naturales para las alcaldías, sin embargo, no a todos se les hizo.
Los dos legisladores de Victoria, Blanca Valles Rodríguez, dirigente del Sindicato Único de Trabajadores al Servicio de los Poderes del Estado de Tamaulipas y Ricardo Rodríguez Martínez, aparecieron con buenas posibilidades para ser nominados, sin embargo, traía mejor trabajo con las bases el contador Óscar Almaraz Smer, por tanto el PRI optó con quien fuera secretario de Organización del comité estatal.
Por otro lado, hay que considerar que el buen oficio de los legisladores locales de Tamaulipas para meterse a las grandes ligas de la política nacional, sirvió para conquistar una posición dentro del comité nacional del PRI, la que tiene a su cargo el diputado Ramos Salinas como coordinador.
De entre los diputados locales que pidieron licencia para ir a buscar postulaciones en el proceso electoral de este año, en la sesión del 20 de marzo pasado, el panista Francisco Elizondo Salazar se reincorporó a su curul.
El recuento es bueno, la actividad mucha y las perspectivas para cumplir como legisladores se mantiene en todo lo alto.

Share Button