Gaceta

COMAPAS cargan con CEAT

Desde hace muchos meses, el director de la Comisión Estatal del Agua de Tamaulipas, CEAT, arquitecto Luis Javier Pinto Covarrubias, señala errores administrativos y de operación que tienen las Comisiones Municipales de Agua Potable y Alcantarillado de la entidad, pero, jamás ha dicho que la dependencia a su cargo ayudará a resolver las dificultades que enfrentan.
Tanto desacuerdo hay de los gerentes de los organismos operadores hacia los funcionarios estatales de esa área, que, la frase esa de «no me ayudes compadre», es común.
Hace tiempo se dijo que las COMAPAS son las responsables de contaminación de ríos y cuerpos de agua en torno a las ciudades, pero, jamás se habló de que la instancia estatal ayudaría con recursos para mejorar el tratamiento de las aguas residuales.
En esta semana Pinto Covarrubias dijo que las COMAPAS deben muchos millones de pesos a la Comisión Nacional del Agua, más de 250 millones de pesos, situación que, mientras no lo liquiden, no tendrán acceso a recursos federales para proyectos de ellos mismos que servirán para mejorar el abasto y la distribución de agua potable.
El director de la CEAT está más preocupado porque los gerentes de las COMAPAS se ordenen en lo administrativo para que paguen lo que deben, en lugar de ir ante la Secretaría de Finanzas del Gobierno de la entidad, para gestionar recursos que permitan a los organismos operadores tener un respiro financiero.
Ahora bien, a la CEAT le interesa que fluyan los recursos federales a las COMAPAS, para señalar que son producto de su gestión y que la ejecución de los proyectos salieron de sus escritorios.
Hay algo que no checa, el titular de la CEAT señala que no habrá recursos de CONAGUA para las COMAPAS, porque éstas deben y, esta semana el gerente del organismo operador de Victoria, Humberto Calderón Zúñiga, hizo ver que están por recibir 53 millones de pesos de la comisión nacional, para un programa de sectorización mediante el cual se pueda mejorar el abasto y evitar la desesperante escasez de agua que se vive en la capital de Tamaulipas.
Interesante sería que se alineen las acciones entre las dos instancias, para que los problemas se resuelvan, no que unos los señalen y otros además de aguantar que se los echen en cara, tienen que resolverlos sin el apoyo estatal, a sabiendas de que recursos de los municipios para las COMAPAS, no hay, ni habrá.

Los otros
Ariel Gómez Cruz, quien es subdelegado administrativo, se quedará como encargado del despacho de la delegación del ISSSTE, porque el doctor Eduardo Martínez Bermea dejó el cargo ante la falta de apoyo de la Federación, es decir, de la Dirección General de la institución.
El punto es que el ex funcionario federal ya no podrá estar de nuevo en la dirección del Hospital Civil, a la cual renunció cuando le invitaron a manejar la delegación del ISSSTE, que, en aquel entonces tenía a su cargo el doctor Juan Manzur Arzola.
De alguna manera, Martínez Bermea, resolvió infinidad de situaciones complicadas, en especial las que tienen que ver con el personal sindicalizado y a fuerza de congruencia y de establecer el mejor camino para que cada quien hiciera la parte que le corresponde, se generaron acuerdos locales cuya comunicación se hizo en tiempo y forma a la Dirección General del ISSSTE, sin que hubiera retroalimentación y por tanto, se dieron por buenos.

Share Button
publicidad notas home