Exigen más disciplina a agentes fronterizos

17/03/2016 – El proceso para disciplinar a los agentes de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos que incurren en casos de abuso o corrupción “toma demasiado tiempo”, según un reporte emitido por un panel de supervisión federal.

Asuntos internos
El reporte fue elaborado por el Consejo de Seguridad Nacional, un panel establecido el año pasado para revisar cómo la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) maneja los casos de corrupción de los agentes fronterizos y los incidentes de uso de fuerza mortal. El informe, presentado al secretario de Seguridad Nacional, Jeh Johnson, contiene una serie de recomendaciones destinadas a mitigar los incidentes de uso de la fuerza y detener la corrupción entre los agentes de la CBP. El reporte advierte que la corrupción entre los agentes fronterizos y la carencia de un proceso efectivo de disciplina, “plantean una amenaza de seguridad nacional” que debe ser atendido. El documento de 44 páginas elaborado por los 10 miembros del Consejo, entre ellos el ex jefe de Policía de Tucson, Roberto Villaseñor, y el ex representante federal, Ron Barber, reconoce que la CBP ha hecho mejoras para combatir la corrupción. Sin embargo, añadió, sigue siendo un problema importante en la corporación, la más grande agencia policial del país.

Falta disciplina
El Consejo señaló en el reporte que “hasta hace poco, la CBP carecía de una estructura para la supervisión y la rendición de cuentas, necesario para implementar nuevas normas, como parte del esfuerzo general ordenado en 2014 por el comisionado de la CBP, R. Gil Kerlikowske, para mejorar la transparencia y la rendición de cuentas de la corporación”. El panel destacó en el informe que la CBP no ha sido transparente cuando se trata de ventilar los incidentes de uso de fuerza y apuntó que aunque esto está cambiando, la agencia “nunca ha desarrollado un auténtico y amplio proceso a lo largo de la CBP para la recepción, seguimiento y respuesta de las quejas del público”. El sistema de disciplina de la CBP “está roto”, advirtió el reporte. “El periodo que toma desde la recepción de una denuncia de mala conducta hasta el imponer la disciplina final es demasiado tiempo”, indicó. Los casos que involucran acusaciones de faltas graves toman más de año y medio, señaló el panel. “Esto socava los objetivos de disuasión de la disciplina. Y, es un mal servicio a aquellos empleados de CBP que se quedan en el limbo bajo la nube de acusaciones de mala conducta que luego son desvirtuadas o no justifican medidas disciplinarias”, precisó. El proceso de disciplina de la CBP sigue siendo mínimo, en parte porque se trata de varias oficinas diferentes de la CBP con “responsabilidades diferentes y superpuestas”, señaló el panel. Ninguna oficina de la CBP es oficialmente responsable en realidad de asegurar los tiempos para todas las fases del proceso de la disciplina, desde su admisión hasta la investigación, la revisión y la imposición del correctivo, indicó el panel en el reporte.

Agencias

Share Button