EN GUERRERO, LA POBREZA SE EXACERBA

De 2010 a 2012 la pobreza se incrementó de 67.6% a 69.7% en la entidad; es decir, siete de cada 10 guerrerenses son pobres, según el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social. Aún más, mientras en el país la tasa promedio de pobreza extrema es de 9.8%, en la entidad gobernada por Rogelio Ortega Martínez es de 31.7%, casi el triple. Es la segunda más alta en el ámbito nacional, sólo inferior a la de Chiapas, donde 32.2% de su población dispone de ingresos muy bajos.
Juan Carlos Cruz Vargas

MÉXICO, D.F., 27 de diciembre (proceso).- La desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa en Iguala, Guerrero, además del incremento de las manifestaciones de indignación por la violencia exacerbada, la falta de seguridad y la inacción de las autoridades de los tres órdenes desde hace varios años, mantiene a la economía estatal al borde del colapso.
De 2010 a 2012 la pobreza se incrementó de 67.6% a 69.7% en la entidad; es decir, siete de cada 10 guerrerenses son pobres, según el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social.
Aún más, mientras en el país la tasa promedio de pobreza extrema es de 9.8%, en la entidad gobernada por Rogelio Ortega Martínez es de 31.7%, casi el triple. Es la segunda más alta en el ámbito nacional, sólo inferior a la de Chiapas, donde 32.2% de su población dispone de ingresos muy bajos.
De acuerdo con el Consejo Nacional de Población, Guerrero presenta un grado de marginación “muy alto”, ya que ocupa el lugar 32 entre las entidades federativas.
La desaparición de los normalistas en Iguala, aún sin resolver, incrementó las protestas sociales y causó una parálisis económica.
Zacarías Rodríguez Cabrera, presidente de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo en Iguala (Canaco-Servytur), comenta a Proceso: “Iguala vive principalmente del comercio, algo de agricultura y ganadería, y paisanos que reciben remesas de sus familiares de Estados Unidos. Hoy estamos en una situación bastante difícil; estamos ahogándonos; estamos desesperados”.
El líder empresarial detalla que a raíz de la inseguridad, la embotelladora Coca-Cola cerró su planta y dejó en la calle a más de 400 trabajadores. Productos Mexicanos de Canteras hizo lo mismo y dejó sin empleo a otras 400 personas. “Podemos hacer una lista interminable de empresas, pequeños, medianos y micronegocios que han ido cerrando”, comenta.
La Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco-Servytur) también se queja porque, arguyen sus dirigentes, las manifestaciones provocadas por la desaparición de los normalistas han causado mermas al sector calculadas en 500 millones de pesos.
Guerrero es productor de estupefacientes y uno de los principales corredores de droga en territorio mexicano. De acuerdo con el reporte Células delictivas con presencia en el país, elaborado en marzo de 2013 por la Procuraduría General de la República, 26 de las 88 organizaciones criminales que operan en México están asentadas en esa entidad, lo que la convierte en una de las más peligrosas.
Según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en 2013 Guerrero alcanzó 63 homicidios por cada 100 mil habitantes. Y si bien esta tasa es menor que la registrada en 2012, cuando se cometieron 76 delitos de esa naturaleza, la entidad tiene la mayor cantidad de asesinatos en el país y equivale al triple de los cometidos en 2013 (19 por cada 100 mil habitantes).
Cifras de la muerte
La violencia e inseguridad han diezmado a la iniciativa privada guerrerense. De acuerdo con la Encuesta Nacional de Victimización de Empresas 2014 (ENVE), dada a conocer por el Inegi este mes, en 2013 las unidades económicas de víctimas de delitos en Guerrero se disparó 31.2% con respecto a 2011.
En otras palabras, el año pasado se cometieron 3 mil 929 ilícitos por cada 10 mil empresas ubicadas en ese territorio, cifra mayor que los 2 mil 995 delitos cometidos en 2011. El más frecuente de ellos es la extorsión, seguido por el robo o asalto de mercancía, dinero, insumos o bienes.
La ENVE 2014 precisa que el costo promedio del delito por unidad económica como consecuencia del gasto en medidas de protección y de las pérdidas derivadas del delito durante 2013 ascendió a 53 mil 660 pesos en Guerrero. La merma se dispara a 96 mil 203 pesos anuales por cada empresa dedicada al comercio o a los servicios, que son las actividades económicas prevalecientes en el estado.
Es por eso que prácticamente nueve de cada 10 empresarios radicados en Guerrero lo consideran “inseguro”.
No es para menos, el presidente de la Asociación de Joyeros y Plateros del Estado de Guerrero, Arturo Flores Mercado, comenta al reportero: “La inseguridad nos pegó completamente. Y aunque en el sector joyero nos hemos defendido de todas las tempestades, devaluaciones y siempre hemos salido adelante, por primera vez lo que nos truena y nos tiene en la lona es la inseguridad”.
Flores Mercado asegura que Taxco, que era la ciudad número uno en la comercialización de plata con exportaciones a Europa, empezó a caer hasta que tronó. “Hoy nos ganan Guadalajara, Pachuca y Zacatecas; ellos están haciendo plata y están ocupando el mercado”, comenta.
Como es una ciudad chica, en Altamirano todos saben quién vende oro. Cuando alguien quería comprar el metal iba a la casa del comerciante, tocaba su puerta y hacía la transacción. Pero luego comenzaron los levantones para pedir rescate. Y cuando alguno tenía su negocio en el mercado, lo que era usual, vinieron los asaltos sin que nadie hiciera nada. Hoy los sobrevivientes tienen miedo; lo mismo pasó con los vendedores de bisutería.
El entrevistado asegura que de 2004 a 2010 las ventas descendieron más de 60% a causa de la creciente violencia, las extorsiones, los secuestros y los desaparecidos. “Yo me vi obligado a cerrar mi negocio por una extorsión –cuenta–. Estaba en Iguala cuando le hablaron a mi personal y le dijeron que iban a cortarme la cabeza y después irían por ellos. ¡Se la creyeron! Sacaron la mercancía y la fueron a empeñar… Las casas de empeño están metidas también”.
Perspectivas para 2015
La agencia calificadora Fitch Ratings, con sede en Nueva York, sostiene que en 2015 la situación de inseguridad podría presionar las finanzas públicas estatales. En el reporte de calificación crediticia de la institución, difundido el lunes 22, Guerrero mantiene su calificación en “A- con perspectiva estable”.
Eso indica una expectativa de bajo riesgo de incumplimiento en relación con otros emisores u obligaciones en otras entidades. Sin embargo, los cambios en circunstancias o condiciones económicas pueden afectar la capacidad de pago oportuno en un grado mayor que en el caso de los compromisos financieros que poseen una calificación más alta.
A ello se suma la inestabilidad política y social en Guerrero. Por otra parte, la agencia advirtió que de continuar las manifestaciones, los actos de violencia y los bloqueos se mermará la economía estatal, que depende en gran parte del turismo, lo cual impactará directamente en la recaudación fiscal.
Asimismo, según Fitch, el gasto operativo podría verse presionado en 2015 por el proceso electoral que se celebrará en todos los niveles de gobierno y por el cambio de administración en Guerrero.
En 2013, los ingresos del estado continuaron al alza (8.4%) y ascendieron a 13 mil 44 millones. Sin embargo, los ingresos propios apenas alcanzan 4.9% de los ingresos totales. El año pasado Guerrero incrementó 11.2% su gasto operativo debido al gasto creciente en seguridad pública y al proceso de reconstrucción por los daños ocasionados por la tormenta Manuel.
Gerardo Carrillo, director de finanzas públicas de Fitch, explica a Proceso que aun cuando los temas de seguridad y violencia tienen repercusiones, en casos como el de Ayotzinapa la estabilidad financiera no se verá afectada en el largo plazo.
La firma Standard & Poor’s, por el contrario, sostiene que el caso Ayotzinapa “subraya los significativos desafíos que plantea el control de la violencia relacionada con el narcotráfico en México. Aunque tal violencia no es nueva en el país, lo acontecido en Iguala generó nuevamente cuestionamientos sobre la capacidad del gobierno para lidiar con este tema crítico y sobre el impacto que la violencia pudiera tener en las perspectivas económicas”.

Medidas insuficientes
El jueves 4 el presidente Peña Nieto anunció una serie de medidas para reactivar la economía de la entidad sureña que incluyen beneficios fiscales y apoyos económicos a las pequeñas empresas, mejoras de infraestructura y descuentos en hoteles, tarifas de viajes y autopistas.
No obstante, el presidente de la Canaco Iguala, Zacarías Rodríguez, asegura que las medidas son insuficientes y pide que por lo menos se exima a las empresas de pagar 50% de impuestos “para conservar los empleos”.
De otro modo, la seguridad que la reactivación económica de la ciudad traería en los seis meses no se va a lograr. No es tan fácil, menos en Iguala. Según él, en Acapulco, Zihuatanejo y Chilpancingo las condiciones son diferentes.
El Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) sostiene que Guerrero es el peor lugar para atraer y retener talento e inversiones, De hecho es la entidad menos competitiva del país, pues se ubica en el lugar 32 del Índice de Competitividad Estatal 2014.
Para Eduardo Guerrero Gutiérrez, especialista en seguridad nacional y exanalista del Centro de Investigación y Seguridad Nacional, “Guerrero es un estado mucho más complicado que Michoacán, tanto en materia criminal, de guerrilla, sindicatos, autodefensas y zonas agresivas, por lo cual debe recibir un tratamiento especial:
“Guerrero debe ser más cuidadoso, pues está en un momento crucial. Si se activa el problema de revuelta criminal y de violencia y las autoridades no controlan la situación, se va a complicar más que en Michoacán.
De poco sirvieron las medidas impulsadas por el gobierno federal para reactivar la economía estatal e incentivar el turismo. El gobierno estadunidense alertó a sus ciudadanos para que evitaran pisar territorio guerrerense, incluida la Autopista del Sol, que actualmente tiene una cuota de 25% con respecto a su precio original.
Les aconsejó aplazar todos los viajes con destino a ese estado, a excepción de Acapulco e Ixtapa Zihuatanejo. En caso de hacerlo, les pidió desplazarse por crucero o avión.
En Acapulco, las autoridades de Estados Unidos recomiendan a los turistas de su país no alejarse más de dos cuadras de la costera Miguel Alemán y mantenerse dentro de la zona que comprende el hotel Krystal y Puerto Marqués, incluida Playa Diamante.

—FIN DE TEXTO—

Share Button