El Rébsamen fue clausurado dos veces por construcciones

Ciudad de México, 26/09/17.- El Colegio Enrique Rébsamen fue clausurado dos veces por realizar construcciones sin notificar a las autoridades, afirmó la jefa delegacional de Tlalpan, Claudia Sheinbaum con base en el expediente del predio.

La funcionaria local detalló que la escuela fue clausurada en 2010 y 2014 por no tener la manifestación de construcción; sin embargo, los dueños pagaron la multa de 5 por ciento del valor de la obra y pusieron en orden sus documentos.

Dijo desconocer qué construcciones se realizaron, ya que eso ocurrió en administraciones pasadas.

Explicó que el predio se divide en dos: uno en Rancho Tamboreo 11 y el otro en la misma calle pero con número 19.

Sheinbaum dijo que desde 1983, el Colegio Enrique Rébsamen tiene permiso para construir departamentos y una escuela.

“La delegación cuenta con registro de bibliorato, es una licencia de construcción que, como ustedes pueden ver, es la construcción de la escuela para jardín de niños y departamento de cuatro niveles en 1983, para Rancho Tamboreo, en la licencia de construcción solicita promovente la construcción de escuela y dos departamentos en cuatro niveles”, detalló.

Indicó que el inmueble de Rancho Tamboreo 19 tiene un permiso de 1983 y otro de 1984 para construir un departamento, un salón de juegos y oficinas. Ahí es donde estaba el edificio de la escuela secundaria, el cual colapsó en el temblor del 15 de septiembre. Afirmó que el colegio renovó el permiso de derechos adquiridos en 1990.

En junio de 2017, la delegación hizo precisiones al colegio en torno al programa de Protección Civil, por lo que tenía tres meses para realizarlas; no obstante, ocurrió el temblor del 7 y después el del 15 de septiembre.

Dijo que no se dan abasto con el programa de Protección Civil debido a que tienen a 10 personas.

Insistió en que el Colegio de Ingenieros Civiles de México realizará la revisión de las características de construcción del inmueble.

“Transparencia. Vamos a ser transparentes en lo que tiene la delegación y atribuciones jurídicas. Ahí ocurrió una tragedia, queremos que se haga investigación técnica, contundente con perros para ver si estaba bien construida y si hay que proceder jurídicamente”, indicó la funcionaria.

Explicó que el Director Responsable de Obra (DRO), Juan Mario Velarde, y el corresponsable de seguridad estructural, Francisco Arturo Pérez Rodríguez, avalaron que estaba bien el edificio el 15 de julio de 2014 y tres años después, en 2017, el DRO cambió a Juan Apolinar Morales y Nieta.

“No es justo que un DRO mienta ante la autoridad, eso en el caso en que hubieran mentido. No lo vamos a permitir”, dijo.

Agencias

Share Button