Desafío

Rafael Loret de Mola

19/07/17
*¡Se ponen de Pie!
*El Triángulo Ruso

– – – – – – – – – – – – – – – –

La negligencia oficial, aunada a las complicidades soterradas que generan grandes beneficios –antes se identificaban como “mordidas”- a una pequeña elite de funcionarios con la bendición de la voluntad superior, comienza a provocar estallidos sociales de envergadura diversa, peligrosos todos, en buena parte del territorio nacional; no hay entidad, ni una sola, que esté conforme con sus autoridades locales ni, mucho menos, con las imposiciones del gobierno federal.
En los días recientes se han dado graves reacciones a los intentos de los abusadores, sean empresarios extranjeros con mentes coloniales o soldados comandados por mandos profundamente infiltrados y sin condiciones para llevar a cabo operativos contra grupo criminales sin afectar a los civiles ni a quienes defienden a sus familias y sus bienes de la rapiña incesante de narcos, secuestradores, bandidos y, además, de las llamadas fuerzas armadas que no son sino una colisión de uniformados con marines estadounidenses exaltando los privilegios por acciones ruines. Al principio de su gobierno, peña nieto se negó a validar esta “cooperación” mentirosa pero bastó un mal gesto de Barack Obama para modificar su dignidad por conformismo; y ahora ni quien se atreva a enfrentar al bárbaro anaranjado, Trump, quien ofende y humilla a sus interlocutores en sus narices; en Hamburgo se le pasaron las manos no pocas veces.
Honra sí que los pobladores afrentados reaccionen ya aunque los riesgos son elevadísimo. Por ejemplo, en Tepalcatepec, el doctor Juan Manuel Mireles intentó frenar la asfixia por parte de los militares, alertando por las redes sociales sobre su angustia. El pretexto de los oficiales era perseguir a uno de los líderes del cártel “Jalisco, Nueva Generación”, Juan José Farías Álvarez, “El Abuelo” –ya es toda una familia-, supuestamente avecindado en la población mencionada en donde, esto sí, permanece el doctor Mireles tras salir de la cárcel, luego de una injusta detención por el supuesto de portar armas exclusivas del ejército. Atroz.
A Mireles intentaron asesinarlo cuando ganó relieve y se dijo dispuesto a colaborar para extinguir a los criminales sin saber que, en ese momento, los miembros de las fuerzas armadas eran los más peligrosos saqueadores so pretexto de obtener sus botines de guerra entre la población indefensa. Y algo por el estilo han debido hacer los habitantes de Santiaguillo y Bajío de la Tesorera, en Zacatecas, para bloquear el paso hacia una mina, controlada por la empresa británica Arian Silver, que acapara el agua de la región y conduce, irremisiblemente, a la destrucción. Lo mismo que hacen las inefables mineras canadienses en Guerrero, otra de las entidades, sin ley ni futuro, en manos de cómplices sin moral ni el menor sentido de patriotismo.
Por supuesto, estos casos no son una casualidad sino significan, más bien, un “hasta aquí” luego de muchos años de explotación perversa que ninguna de las supuestas instancias de seguridad ha sido capaz de frenar. México está despertando mientras el peñismo duerme el sueño de la soberbia creyéndose intocable.
La Anécdota
Una vez más es necesario denunciar que, desde nuestro país, se triangulan las ventas de armas hacia Rusia, sobre todo, el Medio Oriente y África. Al movimiento se le da forma de contrabando, manejado por el lagunero Jaime Camil Garza –socio de todos los mandatarios mexicanos desde miguel de la madrid; ya vamos para el medio siglo-, para evitar que directamente Estados Unidos provea a sus propios enemigos. Lo hace, pero con camuflaje hasta que se canse del intermediario y paguemos, todos, por las consecuencias. Esta es una advertencia.
Al confirmase que las elecciones norteamericanas estuvieron viciadas por los rusos –la conferencia insólita del hijo de Trump con una abogada de Putin, fue evidencia más que clara-, sólo cabía suponer que se llevara a juicio político al “anaranjado” en vez de que sus amigos republicanos xenófobos cooperen para erigir el muro de la ignominia que ratificó el pernicioso personaje de la Casa Blanca delante de un señor peña nieto azorado y mudo.
¡Pobre México sin defensa posible ante el oprobio!

Share Button