Decenas de miles de evacuados por inundaciones en Sudamérica

28/12/15.-Decenas de miles de personas en varios países sudamericanos están pasando la temporada navideña en albergues luego de ser desplazados de sus hogares por inundaciones masivas, mientras sufren además por el calor, insectos y agua corriente contaminada.

Las inundaciones, causadas por fuertes aguaceros y ríos desbordados, llegan al inicio del verano en el hemisferio sur, lo que significa que los desplazados deberán lidiar —además del calor— con mosquitos y serpientes que proliferan en condiciones húmedas.

Lugares como Concordia, una ciudad a unos 425 kilómetros (264 millas) al norte de Buenos Aires, se han visto particularmente afectadas. En algunas casas, el agua llegaba hasta los techos y las personas han tenido que usar canoas para desplazarse.

“El agua está contaminada y los bichos están por todos lados. No sé cuándo vamos a poder volver a la casa”, dijo Josefina Monsón, una argentina de 33 años, que ha estado albergada en una escuela en Concordia junto con su esposo y sus dos hijas mejores desde vísperas de Navidad.

No queda claro qué hallarán las personas cuando bajen las aguas y regresen a sus casas. Al menos 20.000 personas han sido evacuadas en Argentina. La vecina Paraguay ha sido la más afectada, con 144.000 evacuados, la mayoría en áreas cercanas al río Paraguay. Otras miles han sido desplazadas en Uruguay y el sur de Brasil.

El fin de semana los presidentes de Argentina, Mauricio Macri y Dilma Rousseff de Brasil, recorrieron zonas afectadas y anunciaron medidas para ayudar a las personas a recuperarse y reconstruir sus viviendas.

Los meteorólogos atribuyen las fuertes lluvias al fenómeno de El Niño, el cual ocurre cada pocos años cuando el Océano Pacífico se calienta alrededor del ecuador. Aunque las lluvias habían disminuido en muchas áreas para el lunes en la tarde, se prevén más precipitaciones para el siguiente par de días.

El lunes en Buenos Aires la vicepresidenta Gabriela Michetti se reunió con varias autoridades y les pidió coordinarse en los esfuerzos de recuperación. Muchos criticaron la respuesta inicial que dio el gobierno argentino a las fuertes inundaciones en la provincia de Buenos Aires en agosto, que obligaron a miles de personas a irse de sus hogares y se volvió tema candente previo a la elección presidencial.

“No puedo llegar a mi casa. Solo la puedo ver de dos cuadras. Solo veo el techo. El resto está tapado en agua”, dijo Alejandra Peritas, habitante de Concordia de 43 años que tuvo que irse a un albergue con sus dos hijos.

AP/El Bravo

Share Button