Alcaldesa de Monterrey pide licencia y va por candidatura

En sesión ordinaria de cabildo, por 24 votos a favor, tres en contra y una abstención, Arellanes obtuvo la licencia para abandonar la alcaldía, mientras fue designada como encargada del despacho Paola Mata Esparza.

A diferencia de sus tres compañeros de partido, la regidora del PRI, Carlota Vargas Garza, apoyó la separación de Arellanes junto con los ediles del PAN, PRD y PT, pero le asestó el golpe más contundente con guante blanco.

Expuso Vargas: “no tengo inconveniente en que la señora alcaldesa se vaya, aunque falte a su palabra -de que permanecería en el puesto los tres años para los que fue electa-, porque es legal, por la incapacidad de los legisladores de todos los partidos para ponerse de acuerdo e impedir el ‘chapulineo'”. Pero le espetó, váyase señora alcaldesa, el Monterrey de los baches y la falta de alumbrado, no la va a extrañar.

En cambio, la defensa más brava de Arellanes la hizo el regidor del PRD, Eustacio Valero, quien agregó, sí se le va a extrañar porque recibió una ciudad sumida en la inseguridad y la corrupción y “hoy es otra”, pero el PRI no ve que Rodrigo Medina tiene al estado en quiebra. Le anunció su voto a favor para que busque la candidatura del PAN, “porque queremos que así como gobernó Monterrey, ahora gobierne Nuevo León”.

Los ediles del PAN no fueron tan efusivos en mostrar su apoyo, pues Arellanes va a una contienda interna, donde suenan otros precandidatos como el ex alcalde regiomontano, Felipe de Jesús Cantú, y posiblemente el todavía alcalde de San Pedro, Ugo Ruiz.

Sólo se abrieron en su apoyo para defenderla de las críticas priístas, Irasema Arriaga, quien sostuvo que los ataques contra Arellanes, son porque su candidatura “les causa terror”, y “la ven muy grande”, mientras Raúl Tonche Ustanga le pidió que no sólo ponga su meta en la gubernatura, “sino en la Presidencia de la República”.

Share Button