Sentencian a cadena perpetua a Marciano Millán

29/06/2017.- En un comunicado emitido por Richard L. Durbin Jr., Fiscal de los Estados Unidos para el Distrito Occidental de Texas, dio a conocer que un juez federal sentenció a Marciano Millán Vásquez, de 34 años, a siete penas consecutivas de prisión perpetua por cometer, ayudar y fomentar la comisión de numerosos asesinatos y otros actos de violencia, tráfico de drogas y tráfico de armas en el norte de México para promover una operación de distribución de drogas.

“Sin misericordia o compunción, brutalmente asesinó a todos y cada uno según le convenía a él ya su cártel, a veces infligiendo el más cruel de dolor, obligando a los familiares a ver a sus seres queridos asesinados antes de voltear sus ojos sobre ellos. La sentencia de hoy marca el fin de su reinado de terror sobre la plaza de drogas en Piedras Negras”, declaró Richard L. Durbin, Jr, Fiscal Federal de Estados Unidos en el Distrito Oeste de Texas.

En un documento de tres hojas, se detalla que el 19 de julio de 2016, después de un juicio de tres semanas, el jurado encontró a Vásquez (alias “Chano”), culpable de todos los cargos incluido el asesinato en el tráfico de drogas, conspiración para distribuir e importar marihuana, distribución de sustancias controladas fuera de los Estados Unidos con la intención de que se importen a los Estados Unidos.

Además del empleo de menores en un delito relacionado con las drogas; conspiración para distribuir cocaína, conspiración para distribuir metanfetamina, conspiración para poseer armas de fuego para promover un delito de tráfico de drogas y hacer una declaración falsa a un funcionario federal.

También refiere que en dicho juicio un testimonio reveló que Millán Vásquez era miembro del cártel de Los Zetas y sirvió como sicario, narcotraficante y distribuidor de armas hasta 2013, año en que asumió el control de la Plaza de Piedras Negras para dicho grupo delictivo, que era dirigido por Miguel Treviño Morales (alias “Z-40”) y su hermano Oscar Omar Treviño Morales (alias “Z-42”).

Se indica que dicho testimonio, sin revelarse su nombre, también evidenció que Marciano Millán, como jefe de plaza supervisó la importación y distribución de más de 100,000 kilogramos de marihuana, decenas de miles de kilogramos de cocaína en los Estados Unidos; además de obtener y distribuir armas de fuego entre los miembros de Los Zetas. También se indica que dicho testimonio señaló que Millán Vásquez distribuyó personalmente varios kilogramos de metanfetamina en los Estados Unidos y que fue responsable de los asesinatos de al menos 29 personas en el norte de México. Entre enero de 2009 y julio de 2015.

“La sentencia de cadena perpetua impuesta a Vásquez debe ser un recordatorio para todos los delincuentes de que la violencia y la victimización del público no serán toleradas y serán cubiertas con todo el peso de la ley. El departamento de Investigaciones de Seguridad Nacional y sus socios de aplicación de la ley están comprometidos a garantizar la seguridad y la seguridad de nuestras comunidades en el sur de Texas”, dijo Shane Folden, Agente Especial de Investigaciones de Seguridad Nacional.

“La sentencia de por vida de Marciano Millán Vásquez en una prisión federal envía un mensaje de nuestra decisión sin fin, de perseguir a los traficantes de drogas que causan estragos en nuestras comunidades. Es otro ejemplo de nuestro éxito en la lucha contra los principales cárteles de la droga mexicanos que operan en los Estados Unidos”, declaró Joseph M. Arabit, Agente Especial a cargo de la Administración para el Control de Drogas de la División de Campo de Houston.

En el citado documentos se indica que durante el juicio de Millán Vásquez se reveló que en 2013, asesinó a una niña al desmembrarla con un hacha y quemando su cuerpo delante de sus padres, mientras reía y le decía: “para que me recuerden”. Se estableció que Vásquez ordenó matar de forma similar a la madre de la pequeña, mientras obligaba al padre a ver tal acción y posteriormente ordenó la muerte del padre. Todo ello, porque Vásquez y otros integrantes del cártel de Los Zetas querían que el padre de la menor sufriera.

“En un incidente previo, el testimonio reveló que Vásquez participó en la masacre de numerosas personas en Piedras Negras y Allende, Coahuila, México, a manos de miembros de Los Zetas en Marzo de 2011”, establece el comunicado del Departamento de Justicia de los Estados Unidos.

El documento publicado en la página del Departamento de Justicia de los Estados Unidos, detalla en los últimos párrafos da una semblanza del origen del cártel de Los Zetas como brazo armado del Cártel del Golfo, constituido por exmiembros de fuerzas especiales del Ejército Mexicano en la década de los noventa. Refiere la separación del cártel del Golfo y el inicio de sus actividades de forma independiente, bajo el liderazgo de Heriberto Lazcano, también conocido como Z-3, desde 2004 hasta su muerte el 7 de octubre de 2012 en Coahuila, México. Mientras que Miguel Ángel Treviño Morales, alias Z-40, y su hermano Oscar Omar Treviño Morales, alias Z-42, asumieron el liderazgo.

Dicho comunicado detalla la forma de organización del cártel de los Zetas, con la formación de grupos o células que operan en niveles de mando; comprando grandes cantidades de narcóticos para su venta en el extranjero, además del cobro de piso y la obligatoriedad de sumarse y/o ser apoyados por otros narcotraficantes que no pertenecen a dicho cártel y el cobro de tarifas por operar en su territorio.

“Los Zetas tenían el control de personas de la ley y subdivisiones políticas dentro del Estado de Coahuila, lo que les permitía operar con impunidad y obtener información en tiempo real sobre el movimiento y la ubicación de la aplicación militar y la ley mexicana dentro del Estado”, son los escasos párrafos que refiere el Departamento de Justicia.

Cabe recordar que durante el juicio contra Millán Vásquez, uno de los testigos protegidos, que se identificó como operador financiero de Los Zetas, reveló que dicho grupo criminal realizó pagos a altos funcionarios estatales durante el sexenio anterior para recibir protección.

“Se hizo a través del Sr. Vicente Chaires Yáñez y Jesús Torres Charles (exfiscal general del Estado), y lo que hicieron, es decir, varios pagos se hicieron en Saltillo. Fue algún tipo de acuerdo con el gobernador Humberto”, declaró en su momento el testigo que fue identificado como Rodrigo Humberto Uribe Tapia, según publicó en su momento el diario San Antonio Express News.
El testigo refirió que a cambio de dicho pago, Los Zetas recibían protección para operar en la zona fronteriza que pertenece a Coahuila.

En su momento, el propio Humberto Moreira Valdés, desmintió dichas declaraciones y manifiestó desconocer a Uribe Tapia. Señaló que lo único que conoce de dicha persona es su participación en un “talk show” estadounidense donde habló de su vida como “exsicario”.

Agencias.

Share Button