‘Cerebro’ de ataques de París debía inmolarse pero se arrepintió

BRUSELAS,19/03/16.- Salah Abdeslam, uno de los presuntos autores de los atentados del 13-N en París inculpado hoy por participar en asesinatos terroristas y en las actividades de un grupo terrorista, ha rechazado su extradición a Francia demandada por las autoridades galas.

Además, declaró que el día de los ataques en la capital francesa debía hacerse estallar con un cinturón de explosivos, como los otros tres terroristas del Estadio de Francia, pero dio marcha atrás.

Abdeslam, detenido el viernes junto con otras cuatro personas en un operativo policial en Molenbeek (Bruselas), a escasos metros de su domicilio familiar, compareció dos veces este sábado ante un juez de instrucción, que decretó mandato de arresto contra él y le presentó los cargos.

El abogado de Abdeslam, Sven Mary, uno de los mejores letrados de Bruselas, dijo a la prensa que su cliente colabora con la Justicia belga y admite que estaba en París el 13 de noviembre, pero que se opone a ser extraditado a Francia.

El presidente francés, François Hollande, dijo el viernes que Francia pedirá la extradición de Abdeslam y expresó su confianza en que las autoridades belgas “responderán de la manera más rápida posible”.

El ministro belga de Justicia, Koen Geens, señaló por su parte que Bélgica era favorable a esa extradición.

Los hechos más graves tuvieron lugar en Francia, así que es normal que Abdeslam sea extraditado”, indicó.

Precisó que, de hecho, esa extradición era solo “una formalidad”.

El abogado de Abdeslam explicó que este comparecerá el próximo miércoles ante la Cámara del Consejo de Bruselas, que decide en Bélgica si hay suficientes indicios de culpabilidad de un sospechoso en la fase de instrucción para mantenerle detenido.

También fue puesto hoy bajo mandato de arresto Monir Ahmed Alaaj, alias Amine Choukri, inculpado de los mismos cargos que Abdeslam.

El tercer acusado con cargos y privado de libertad hoy fue Abid Aberkan, por participar en actividades de un grupo terrorista y encubrir a delincuentes.

Por su parte, Djemila M. fue acusada asimismo de encubrir a delincuentes, pero no privada de libertad, y Sihane Aberkan fue liberada sin cargos.

Abdeslam fue ingresado esta tarde en la prisión de alta seguridad de Brujas, donde se encuentran encarcelados dos de sus supuestos cómplices, Hamza Attouh y Mohamed Amri, que fueron a recogerle a París en coche tras los atentados de noviembre.

Los dos están acusados de atentado terrorista y de participación en organización terrorista.

En el mismo establecimiento penitenciario se encuentra Mehdi Nemmouche, presunto autor del ataque al Museo Judío de Bruselas el 24 de mayo de 2014.

Por otra parte, el primer ministro belga, Charles Michel, anunció hoy que Bélgica mantendrá el nivel 3 de alerta terrorista, a un peldaño del máximo, después de las detenciones del viernes.

El nivel 3 está ligado a una amenaza “posible y creíble” y se aplica en Bruselas desde los atentados del 13-N en París, al considerar que ese tipo de ataques podrían reproducirse en suelo belga.

Debía inmolarse pero se arrepintió

Abdeslam declaró ante los investigadores que el 13 de noviembre debía hacerse estallar con un cinturón de explosivos, pero se arrepintió.

El fiscal de París, François Molins, describió hoy a Abdeslam como “un actor clave” en los ataques yihadistas de esa noche porque “tuvo un papel central en la conformación de los comandos”, en los preparativos logísticos, y además era uno de los miembros de esos comandos.

Molins, en una conferencia de prensa, contó que el presunto terrorista ha afirmado tras su captura ayer en Bruselas que “quería hacerse explotar en el Estadio de Francia, pero dio marcha atrás”.

No obstante, el fiscal francés puntualizó que hay que tomar ese relato “con precaución” por diversos elementos que parecen desmentirlo y “sobre los que tendrá que explicarse”.

En primer lugar, porque Abdeslam llevó a los tres terroristas hasta el Estadio de Francia, en el norte de París, donde activaron sus cinturones de explosivos, pero él se fue con el vehículo en que los transportó hasta el distrito XVIII de París, que según un comunicado posterior del grupo yihadista Estado Islámico era uno de los escenarios de los atentados de aquella noche.

Además, queda por aclarar por qué este hombre abandonó un cinturón de explosivos esa madrugada en Montrouge, en la periferia sur de la capital francesa, y por qué llamó a dos conocidos en Bruselas para que lo fueran a recoger.

El representante del Ministerio Público dio cuenta, en cualquier caso, de su “papel central” en la conformación de los comandos, con los continuos viajes que hizo por Europa durante el verano y el otoño de 2015 con diversos coches alquilados, y en algunos casos acompañado de algunos de los otros presuntos miembros de la red.

Igualmente recordó que se encargó de alquilar dos de los vehículos utilizados el 13 de noviembre y de reservar el hotel donde pernoctaron varios de los terroristas la noche precedente.

Agencias

Share Button