Morena insiste en desaparecer al INE

Morena en la Cámara de Diputados presentó el dictamen de la reforma electoral constitucional con el que se ratifica la propuesta del Ejecutivo federal de «suprimir» al Instituto Nacional Electoral para crear un nuevo órgano.

Durante la reunión de comisiones unidas de Reforma Política-Electoral, Puntos Constitucionales y Gobernación y Población se presentó un proyecto que prácticamente es copia la iniciativa que presentó el Ejecutivo el 28 de abril pasado.

Las comisiones fueron citadas el lunes 28 a las 13:00 horas para la discusión y aprobación del dictamen, un día después de la marcha que encabezará el Ejecutivo federal para defender su propuesta.

Sin que hubiera manifestaciones a favor de diputados del PVEM y PT, legisladores del PAN, PRI, MC y PRD repudiaron la propuesta y reiteraron el voto en contra cuando se vote en las comisiones y en el pleno.

Alejandro Moreno, dirigente del PRI y presidente de la Comisión de Gobernación y Población, reiteró que su partido no votará a favor de la reforma constitucional, con lo que Morena perdió toda posibilidad de pasar la reforma del Ejecutivo.

«Cualquiera que pudiera ser el costo de oponernos, será menor al que pasaría y al que se pagaría si cedemos a esta causa», advirtió el priista.

Los diputados de Morena remarcaron que no se desaparece al órgano electoral, que solo cambia de nombre, aunque la iniciativa del Ejecutivo federal dice claramente que se propone «suprimir» al INE, con el argumento de que no cumple con sus funciones de garantizar elecciones libres, auténticas y democráticas.

Juan Ramiro Robledo, presidente de la Comisión de Puntos, Constitucionales, reconoció el valor de los votos de la oposición, al señalar que siendo minoría se vuelven mayoría cuando está en sus manos alcanzar la mayoría calificada para poder avalar reformas a la Constitución.

El vicecoordinador Leonel Godoy, en tono derrotista al saber que será desechada la reforma del Ejecutivo, dijo que tendrán lista la reforma a leyes secundarias la próxima semana.

El proyecto ratifica que al desaparecer el INE se crearía el nuevo Instituto Nacional Electoral y de Consultas (INEC).

Debido a la supresión del INE, se establece que el Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado coordinaría acciones desincorporación y transferencia de activos, incluidos los bienes y derechos derivados de fondos y fideicomisos del INE.

Se propone reducir el número de consejeros electorales de 11 a 7, y cambiar su forma de elección por medio del voto popular, en lugar del proceso actual de que un Comité Técnico de Evaluación califique a los mejores perfiles de personas con experiencia en materia electoral.

Dicho Comité es el que propone a la Cámara de Diputados quintetas para suplir a consejeros cuando haya vacantes en el Consejo General del INE, donde hay sustituciones escalonadas.

En el proyecto se propone elegir a nuevos consejeros electorales el primer domingo de febrero del 2022, que sustituirían a todos los consejeros actuales, incluidos los que eligió Morena en 2020.

Solo hay un cambio en entre el dictamen y la iniciativa, que es sustituir el mes de septiembre de 2022 para emitir la convocatoria de elección de consejeros, por el mes de enero, pero se dejó sin modificación el mismo año, en lugar poner el 2023.

El proyecto plantea, entonces, que la convocatoria para elegir a consejeros electorales sea emitida en enero de 2022.

En el dictamen también se copia íntegra la propuesta de elegir mediante el voto popular a los magistrados electorales, en lugar del proceso de elección en el Senado, como dice la ley vigente.

Para elegir a consejeros, el Ejecutivo federal, la Cámara de Diputados y el Poder Judicial presentarían cada quien una lista de 20 candidatos.

Para el caso de magistrados, también se proponen listas de 20 candidatos, pero en vez de la Cámara de Diputados, la lista del Poder Legislativo será del Senado.

Los 60 candidatos a consejeros electorales y los 60 magistrados serían electos por la ciudadanía y ganarían los más votados.

Además, se propone desaparecer a los organismos públicos locales electorales de los estados y los tribunales locales.

Con ello, sus funciones y bienes pasarían al nuevo INEC y al Tribunal Federal, según corresponda.

Agencias