Enviado especial de EU a Haití renuncia por “inhumanas” expulsiones de migrantes

El enviado especial de la administración de Biden a Haití renunció en protesta por las expulsiones “inhumanas” a gran escala de migrantes haitianos a su tierra natal, ya que está atormentada por conflictos civiles y desastres naturales, dijeron el jueves funcionarios estadounidenses.

Daniel Foote fue nombrado para el cargo en julio, luego del asesinato del presidente de Haití, Jovenel Moise. Incluso antes de las expulsiones de migrantes de la pequeña ciudad fronteriza de Del Río en Texas, se sabía que el diplomático de carrera estaba profundamente frustrado con lo que consideraba una falta de urgencia en Washington y un ritmo glacial en los esfuerzos para mejorar las condiciones en Haití.

Foote le escribió al secretario de Estado Antony Blinken que renunciaría de inmediato “con una profunda decepción y disculpas a quienes buscan cambios cruciales”.

“No me asociaré con la decisión inhumana y contraproducente de Estados Unidos de deportar a miles de refugiados haitianos e inmigrantes ilegales a Haití, un país donde los funcionarios estadunidenses están confinados a recintos seguros debido al peligro que representan las bandas armadas para la vida diaria”, dijo. escribió.
“Nuestro enfoque de políticas para Haití sigue siendo profundamente defectuoso, y mis recomendaciones de políticas han sido ignoradas y descartadas, cuando no se editaron para proyectar una narrativa diferente a la mía”.
El Departamento de Estado criticó a Foote por dimitir en un momento crítico y rechazó las sugerencias.

“Este es un momento desafiante que requiere liderazgo”, dijo el vocero Ned Price en una declaración escrita. “Es lamentable que, en lugar de participar en un proceso de políticas orientado a soluciones, el Enviado Especial Foote haya renunciado y haya caracterizado erróneamente las circunstancias de su renuncia”.

Agregó que el papel de los asesores del presidente es brindarle el mejor asesoramiento posible. “No se ignoran las ideas, pero no todas las ideas son buenas ideas”, dijo Price.

La repentina partida de Foote deja un vacío en la política estadunidense hacia Haití (se espera que la embajadora estadunidense Michele Sison parta poco después de ser nominada para ocupar otro puesto en el Departamento de Estado) y agrega otra voz crítica a la respuesta de la administración a los haitianos acampados en la frontera de Texas.

Las críticas han sido alimentadas por imágenes que se volvieron virales esta semana de agentes de la Patrulla Fronteriza a caballo usando tácticas agresivas contra los migrantes. Los demócratas y muchos grupos pro-inmigración dicen que los esfuerzos para expulsar a miles de haitianos sin darles la oportunidad de buscar asilo violan los principios estadunidenses.

El campamento de migrantes se ha reducido considerablemente desde que superó el sábado a más de 14 mil personas, muchas de ellas expulsadas y muchas otras liberadas en Estados Unidos con avisos para informar a las autoridades migratorias.

Los vuelos de expulsión a Haití comenzaron el domingo y había 10 al final del martes, según funcionarios haitianos. Los funcionarios estadunidenses dicen que están aumentando hasta siete vuelos por día, lo que la convertiría en una de las expulsiones a gran escala más rápidas de Estados Unidos en décadas.

Al menos un alto funcionario de Haití aplaudió la renuncia de Foote y acusó al gobierno de Biden de violar los derechos de los migrantes haitianos.

“Esta es la primera vez que vemos a un diplomático estadounidense que ha decidido ir en contra de la voluntad del gobierno de los Estados Unidos”, dijo, el ministro de elecciones de Haití.
Pierre también criticó a la élite de Haití, diciendo que se han hecho de la vista gorda porque la migración impulsa la economía. Señaló que el 35 por ciento del producto interno bruto de Haití son remesas, y la diáspora, gran parte en los Estados Unidos, envía aproximadamente $ 3.8 mil millones al año.

El primer ministro haitiano, Ariel Henry, apenas ha hablado de las expulsiones en público y solo ha dicho que su gobierno está preocupado por las condiciones que enfrentan los migrantes en la frontera de Estados Unidos y que ayudará a los que regresan a Haití. Pierre fue mucho más crítico con Estados Unidos.

“Mientras reciben (miles) de afganos, rechazan a los haitianos mientras Haití está en medio de una crisis: una crisis con el terremoto, una crisis con el asesinato del presidente y una crisis de pobreza que claramente es una de los principales problemas por los que la gente se está yendo ”, dijo Pierre.
Foote se desempeñó anteriormente en Haití como subjefe de misión y es ex embajador en Zambia. En su nuevo cargo, trabajó con el embajador de Estados Unidos para apoyar a Haití después del asesinato del presidente.

Durante semanas, había estado impulsando silenciosamente en Washington un plan para impulsar la asistencia de seguridad de Estados Unidos a Haití para allanar el camino para nuevas elecciones presidenciales. Pero los observadores de Haití dijeron que estaba cada vez más decepcionado con el ritmo de la toma de decisiones en la administración.

Agencias