Durante 2020 en Jalisco se registraron 680 suicidios

En el Marco del Día Mundial para la Prevención del Suicidio, según advertencias de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), la pandemia está aumentando los factores de riesgo que llevan a quitarse la vida en su mayoría en personas mayores a 15 años.

De acuerdo con cifras preliminares del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en 2020 se consumaron 680 suicidios en Jalisco, un 12.4 por ciento más respecto a los 605 de 2019. La población joven entre 15 y 34 años fue la más afectada, con 52.39 por ciento de los casos. A nivel nacional hubo siete mil 818 decesos por suicidio en 2020, 595 más que en 2019.

Teresita Morfín López, académica del departamento de Psicología, Educación y Salud (DPES) del ITESO, refirió que la falta de datos específicos para establecer una relación directa entre el covid-19 y estas estadísticas, se debe a que Organismos como la Asociación Internacional para la Prevención del Suicidio (IASP, por sus siglas en inglés), disminuyeron la atención a personas en riesgo Suicida, por el incremento de espacios en hospitales para atender a contagiados del virus, no obstante permanecen los focos rojos.

Para la investigadora el aislamiento social, desempleo y las condiciones de vida durante la emergencia sanitaria, son factores que han contribuido al incremento en la idea del suicidio en las personas.

Datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública del país (SESNSP), arrojaron que de enero a mayo de 2021 hubo 114 mil 745 llamadas al 911 de mujeres que sufrieron violencia, más de 40 mil respecto al mismo periodo de 2020, corroborando un recrudecimiento de riesgos.

Mientras que en Jalisco, las llamadas a la línea de Atención en Crisis 075, del Instituto Jalisciense de Salud Mental (Salme), aumentaron 400 por ciento respecto durante la pandemia, con más de 40 mil llamadas de abril a diciembre de 2020.

Según Morfín algunas señales para identificar a una persona con ideas suicidas son; “cuando percibes que está aislándose o cambiando su forma de comportarse, tradicionalmente tenía ciertos intereses y ahora ya no los tiene; no comunica lo que le pasa, se aísla, empieza a regalar cosas, a despedirse”, detalló.

Ante esto es necesario buscar ayuda profesional a la brevedad, comunicándose de manera gratuita a los siguientes servicios de intervención de crisis tanto psicológicos, como de violencia.

Agencias