<

Cierran las puertas del IMSS por tensa situación

Debido a la tensión que prevalece por la sobrecarga de trabajo que tiene el personal médico, y la reacción molesta por la restricción del servicio de especialidades a los pacientes que no presentan signos de Covid, se suscitó un incidente este lunes por la tarde en la Unidad de Medicina Familiar número 36 del Imss
Los trabajadores del instituto viven ademàs la angustia de que no a todos se les ha aplicado la vacuna contra el Covid, no les han dado una expicación sobre los motivos, pero tanpoco ninguno de ellos quiso informar de la situación, porque no están autorizados, incluso el acceso es controlado.

Conflicto
Sin precisarse cómo, se generó un altercado entre decenas de pacientes que hacían fila para ser atendidos, ya sea por sus tratamientos crónico-degenerativo, consulta familiar, los que son enviados por que en su trabajo les detectaron signos “sospechosos”, y el personal médico que controla la entrada.
Debido a los reclamos de la gente y la desesperación de los doctores, que a diario lidian con cientos de personas que acuden en busca de asistencia, de pronto se rompe el diálogo, se genera una situación que amenazaba tornarse violenta y mejor cerraron la puerta.
Margarita Treviño, que tenía cita por la mañana, lamentó lo ocurrido porque entre el escándalo que se generó mejor optó por retirarse, ya que la podían tumbar entre el “amontonadero”
Por temor a que la gente de las filas tratara de vencer la resistencia de las puertas de vidrio, se procedió a evacuar hacia el área de urgencia a los pacientes que ya estaban dentro, algunos optaron por salirse de forma voluntaria al ver lo sucedido, otros simplemente decidieron esperar, para no perder la oportunidad de la consulta, o para surtir su receta en farmacia.

Presión
No hubo personas golpeadas, básicamente se trataba de una demanda de mayor celeridad en el servicio, porque afuera como adentro había personas mayores que acuden cada mes a recoger medicamento, en todos cupo la cordura, se calmaron los ánimos.
Unos minutos después, otros doctores salieron para pedirle calma a la gente y garantizarles que serían atendidos, que comprendieran la situación que se está viviendo y que rebasa por mucho la capacidad que ellos y la institución tiene para la consulta.
Y así como todo se dio, la situación se controló y minutos después se normalizó todo, pero el cansancio es evidente tanto en pacientes como en personal del Imss.