Cárteles mexicanos arman red de fentanilo con mafias chinas y rusas

San José. – Mafias de China y Rusia aliadas a los cárteles mexicanos de Sinaloa y Jalisco Nueva Generación (CJNG) establecieron fuertes nexos con redes criminales estadounidenses para asumir progresivamente el control del tráfico de fentanilo—un sintético opiode cuyo saldo mortal por sobredosis subió de 20 mil en 2016 a 71 mil en 2021 en Estados Unidos—en incesantes operativos desde México hacia su vecino del norte.

La alianza de los mexicanos con chinos, rusos y estadounidenses superaría en muerte y peligrosidad la que, en especial a partir de la década de 1980, forjaron los cárteles de México, como Guadalajara, del Golfo, Tijuana y Juárez, con los más poderosos de Colombia, como Medellín y Cali, para insertarse en el mercado de cocaína y traficar grandes cantidades de esa droga a EU, en un negocio en el que en el siglo XXI se convirtieron en líderes mundiales.

“La cosa más grave que hay ahora en EU, el peor veneno que nos están mandando es el fentanilo y viene de China vía México”, afirmó el estadounidense Phil Jordan, agente retirado de la DEA, agencia antidroga de EU.

Jordan se afianzó como reconocido experto en narcotráfico tras ser reclutado en 1965 por el gobierno de EU para combatir el tráfico de estupefacientes. Con la fundación de la DEA en 1973, ingresó a esa fuerza en la que laboró hasta 1995 en una carrera de 30 años en la que ocupó puestos claves de inteligencia en la frontera mexicano—estadounidense.

“El fentanilo está matando a mucha juventud. Creo que más que la heroína, la cocaína o la marihuana. A los chinos no les importa que mueran estadounidenses y mexicanos ni el mal que están haciendo a México y EU”, dijo Jordan.

El fentanilo se sumó al listado de drogas sintéticas que en el siglo XXI irrumpió al mercado mundial de sustancias ilícitas y se convirtió en una de las más mortales, según las cifras oficiales de 2016 y 2021, pero también en una de las más lucrativas del ilícito comercio. Los opiáceos como el fentanilo involucran una trama mafiosa paralela de contrabando internacional de precursores químicos.

“Tengo información de que mafias rusas y chinas tienen restaurantes y negocios en México cerca de la frontera con EU y por ahí están pasando el fentanilo a Texas. Dos fuentes me dijeron que hay unos restaurantes en los que los rusos y los chinos tienen negocios que utilizan para mandar el fentanilo. Y sus grandes ganancias son por el fentanilo”, explicó Jordan.

“Los chinos se casaron con los cárteles mexicanos y hay rusos. Cuando estuve en la DEA hubo un arreglo o pacto entre colombianos y mexicanos, un matrimonio tremendo en el que los cárteles de México se casaron con los de Colombia. Pero este pacto ahora entre (mafias de) México, Estados Unidos y China es mucho más grande que lo que ha pasado entre mexicanos y colombianos”, advirtió.

Al insistir en que en las componendas “ahora hay rusos” y destapan “una corrupción grande en EU, China y México”, el veterano ex agente subrayó que “no entiendo por qué EU no se mueve más fuerte contra lo que está pasando con el fentanilo y que está matando a mucha juventud”.

El conflicto se agravó porque el lazo entre la DEA y el gobierno de México se deterioró con la detención en EU, en octubre de 2020 por presunta narcoactividad, del general mexicano en retiro, Salvador Cienfuegos, secretario de la Defensa Nacional de su país de 2012 a 2018.

En un choque diplomático entre México y EU, Washington retiró la acusación contra Cienfuegos en noviembre de ese año y lo repatrió, pero la crisis dañó el nexo del gobierno del presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, con la DEA. “Las relaciones DEA—México están complicadas y complicándose más”, adujo Jordan.

Rastro de muerte
Insight Crime, agrupación no estatal de Colombia que indaga sobre delincuencia organizada transnacional, narró en diversos informes sobre la mortal droga que “mientras que China acumula la mayor parte de la producción de fentanilo, las pandillas mexicanas también se han convertido en vínculos clave en esta cadena, transportando, vendiendo e incluso produciendo la droga”.

“México y sus cárteles han jugado en hacer del letal opioide fentanilo una amenaza creciente en EU”, planteó.

La estadounidense Anne Milgram, directora de la DEA, reconfirmó en una conferencia de prensa en Washington a mediados de diciembre de 2021 que cárteles mexicanos se asociaron con mafias chinas para incursionar en redes sociales y utilizar para negociar la distribución y la comercialización de esa droga.

“Las redes criminales mexicanas obtienen precursores químicos principalmente desde China y posteriormente producen en masa, con frecuencia en laboratorios industriales, estas sustancias letales desde México y luego introducen este veneno en EU”, aseveró.

En una cruda exhibición de la peligrosa realidad, Milgram indicó que el gobierno de EU decomisó en 2021 suficiente fentanilo como para entregar una dosis mortal a cada uno de los más de 334 millones de estadounidenses.

El Departamento del Tesoro de EU sancionó, en diciembre de 2021, a cuatro firmas chinas—Wuhan Yuancheng Gongchuang Technology, Shanghai Fast-Fine Chemicals, Hebei Huanhao Biotechnology y Hebei Atun Trading—por exportar precursores químicos para producir fentanilo.

El Tesoro reportó que Shanghai Fast-Fine Chemicals se dedica al “transporte” de insumos químicos y traficó precursores que “a menudo” fueron etiquetados “falsamente” sobre sus reales destinatarios para tratar de ocultar a los verdaderos: “organizaciones de narcotráfico de México para la producción ilícito de fentanilo” y cuyo destino final para su venta y consumo son “los mercados estadounidenses”.

En este escenario, el ex agente Jordan alertó que, por la confusa situación migratoria que se agudizó en este siglo a lo largo de los 3 mil 185 kilómetros del límite terrestre entre México y EU con el tránsito de miles de migrantes irregulares, “no sé quién tiene tiempo de atacar la corrupción” por el contrabando de fentanilo de territorio mexicano a estadounidense.

Agencias