Tras tormenta llega la calma en el Valle

27/10/2015 – Los sistemas de drenaje en todo el Condado de Hidalgo se mantuvieron a plena capacidad después de un fin de semana de lluvias torrenciales e inundaciones en todo el Valle del Río Grande que podrían haber sido mucho peores, dijeron autoridades.

Inundaciones
Cerca de 50 personas se vieron obligadas a abandonar sus casas la noche del sábado después de que se registraran inundaciones repentinas en las ciudades de Donna, Progreso, Mercedes y Weslaco, las más afectadas por los remanentes del huracán “Patricia”, según el coordinador de Manejo de Emergencias del Condado de Hidalgo, Rick Saldaña. “La ciudad de Weslaco fue la más afectada”, dijo Saldaña. “Evacuaron a decenas de personas de sus hogares y fueron trasladadas a un refugio de emergencia”. A partir del domingo por la tarde había 13 personas que se mantenían alojadas en el albergue temporal establecido por la Cruz Roja en Mary Hoge Middle School, 2302 S. International Blvd., Weslaco.

Saldo blanco
No se reportaron heridos durante los dos días de operaciones de emergencia, que incluyeron a todos los recintos del condado que trabajaron juntos para distribuir bolsas de arena y prepararse para lo peor, dijo Saldaña. “Gracias a la madre naturaleza y este frente frío que llegó a través del sábado por la noche, la lluvia fue empujado fuera de la zona”, dijo Saldaña. “La previsión inicial era que iba a venir en la mañana del domingo y, si no fuera por los fuertes vientos, seguiríamos siendo golpeados por la lluvia hasta las primeras horas de la mañana”.

No hubo preparación
Saldaña dijo que el Servicio Meteorológico Nacional les dio tiempo suficiente para prepararse para la tormenta, que presentaba los vientos más fuertes de un huracán en el hemisferio occidental, antes de tocar tierra en la costa del Pacífico de México, y que se consideraba catastrófica, según las previsiones del viernes. Decenas de accidentes de tráfico de menor importancia y vehículos varados fueron reportados por la policía de Weslaco el sábado, cuando comenzó a llover por antes de la previsión original. Las inundaciones alcanzaron la autopista 83 Frontage Road y Airport Drive, para citar algunos ejemplos. Grúas y camiones de remolque había despejado la mayor parte de los coches abandonados el domingo por la mañana, y todos los caminos cerrados a consecuencia de las inundaciones del sábado estaban abiertos el domingo por la tarde, dijo Saldaña. “No esperábamos el impacto, llegamos tarde el sábado. Esperábamos que fuera más tarde”, dijo Saldaña. “Pero cuando la madre naturaleza juega sus partidos y abre sus cielos, tenemos que improvisar y hacer lo que sea necesario, los acuerdos que tenemos son cuidar la situación actual”, añadió. La precipitación total reportado en McAllen el sábado era de poco más de 2 pulgadas, mientras que Weslaco alcanzó casi 10 pulgadas de lluvia. Después de la tormenta, se registraron más de 2 mil cortes de energía en todo el Valle, pero todo el servicio habían sido restaurado a partir del domingo por la tarde, según el sitio web Magic Valley Electric Cooperative.

Agencias

Share Button