Tormentas siguen azotando el sur de EU

Alabama,26/12/15.- Residentes del norte de Alabama estaban en alerta por inundaciones de moderadas a severas el sábado, un día después que un tornado tocase tierra brevemente en la ciudad más poblada del estado pero causó pocos daños.

Las inundaciones son resultado de fuertes aguaceros que han estado azotando el sureste de Estados Unidos desde el miércoles, llevando precipitaciones récord a algunas áreas. La ciudad de Mobile, por ejemplo, fue anegada con cuatro pulgadas (10 centímetros) de agua el miércoles, lo que destrozó el récord previo de 2,2 pulgadas fijado en 1990.

Temperaturas inusualmente cálidas esta semana estimularon fuertes vientos, tornados y lluvias que para el sábado habían causado al menos 17 muertos y dejado decenas de familias desamparadas.

Los cadáveres de dos personas desaparecidas desde el miércoles fueron hallados, dijo Greg Flynn, portavoz de la Agencia de Manejo de Emergencias de Mississippi, lo que elevó a 10 el total de muertes allí.

Seis personas murieron en Tennessee, incluyendo tres halladas en un vehículo sumergido en un arroyo, dijo la policía en Columbia. Autoridades de emergencias dijeron que las víctimas eran una mujer de 19 años y dos hombres de 22.

Una persona murió en Arkansas, donde decenas de viviendas fueron destruidas.

El gobernador de Alabama Robert Bentley anunció el sábado que visitaría áreas dañadas en el condado Coffee. En un comunicado, el gobernador dijo que unos 190 caminos en el estado estaban cerrados por inundaciones.

El Servicio Nacional de Meteorología advirtió a residentes que eviten conducir en áreas donde se esperaban inundaciones. Se pronostican inundaciones severas en el arroyo Big Nance Creek, que fluye por el pueblo de Courtland, en el norte de Alabama. No se esperaba que el arroyo regresase a niveles por debajo de inundación antes del lunes.

Un alerta de inundación estaba en vigor además para el área del río Coosa, que ha crecido a causa de los aguaceros y amenaza la ciudad de Gadsden.

Áreas en Texas y Oklahoma se preparaban para lo que meteorólogos calificaron de una “nevada histórica”, pero las zonas amenazadas están escasamente pobladas.

Se pronosticaba entre 6 y 15 pulgadas (15 y 38 centímetros) de nieve para la región, que incluye Amarillo y Lubbock. Fuertes vientos pudieran causar sensaciones térmicas de hasta 10 grados Fahrenheit bajo cero (-23 Celsius).

El viernes, un tornado que tocó tierra en el centro-norte de Alabama y afectó partes de Birmingham, pero causó apenas unos pocos daños.

En otras partes de la región, donde habían pasado las tormentas, decenas de personas recibieron la Navidad sin techo ni efectos personales, pero muchas dijeron que estaban agradecidas por haber sobrevivido para festejar otra Navidad.

Associated Press/El Bravo

Share Button