Plantea excluir marihuana de la lista de drogas ilegales

30/10/2015 – El senador federal de Vermont Bernie Sanders dijo que si es elegido presidente buscaría retirar la marihuana de una lista de drogas consideradas ilegales por el gobierno federal, dejando en libertad a los estados para que regulen la yerba, como se hace con el alcohol o el tabaco.

El precandidato presidencial demócrata dijo que la masiva población carcelaria del país y los más de 600,000 arrestos realizados el año pasado por posesión de marihuana exigen un cambio en las leyes de drogas de la nación. Señaló que el problema tiene además una disparidad racial: es casi cuatro veces más probable que una persona de raza negra sea arrestada por marihuana que una persona de raza blanca.

“Las vidas de muchos estadounidenses han sido destruidas debido a que tienen antecedentes delictivos como resultado de consumo de marihuana. Eso está mal; eso tiene que cambiar”, enfatizó Sanders en una reunión en Virginia con estudiantes de la Universidad George Mason. El evento fue transmitido en internet a audiencias en 300 instalaciones universitarias en 50 estados.

De acuerdo con su plan, los estados tendrían el derecho de regular la marihuana de la misma manera en que las leyes estatales y locales norman actualmente la venta de alcohol y tabaco. También permitiría que negocios en estados que hayan legalizado la marihuana utilicen el sistema bancario sin temor a un proceso federal.

El senador pediría que la marihuana sea removida de la llamada Tabla 1 de sustancias controladas que son reguladas por la DEA.

La propuesta de política de Sanders, la cual fue reportada primero por The Washington Post, lo separa de sus adversarios demócratas Hillary Rodham Clinton y Martin O’Malley. Clinton ha dicho que quiere ver cómo transcurre la legalización de la marihuana recreacional en estados como Colorado y Washington. O’Malley quiere reclasificar la marihuana bajo las leyes federales de drogas y colocarla en la Tabla 2, donde está la cocaína.

Las drogas en la Tabla 1 son consideradas con mayor potencial para el abuso en el consumo y como un asunto de seguridad.

Reunión con Biden

Por otra parte, el vicepresidente Joseph Biden se reunió este jueves con Sanders, apenas una semana después de anunciar que no se presentará como candidato en la carrera por la Casa Blanca.

Biden y Sanders se reunieron en la residencia del vicepresidente en Washington durante aproximadamente una hora para debatir sobre “los asuntos críticos” que afectan a EEUU, informó la campaña del senador independiente por Vermont y autocalificado socialista.

Entre otras cosas, los dos veteranos políticos (ambos tienen más de 70 años y una prolongada carrera pública) hablaron sobre la “necesidad” de reformar las aportaciones financieras a las campañas políticas para que “los ricos y poderosos no puedan influir de forma excesiva” en los procesos políticos.

También abordaron la necesidad de extender la educación pública en todo el país para que “cada joven, sin importar sus ingresos, pueda recibir educación universitaria”.

“Bajo el liderazgo del presidente Obama y del vicepresidente Biden este país ha mejorado mucho económicamente desde que se marcho el presidente George W. Bush y perdíamos 800.000 empleos mensuales y el mundo se encontraba al borde del colapso financiero”, indicó Sanders.

“Sin embargo, todavía nos queda un largo camino por recorrer para crear el tipo de economía que responda a los intereses de todos los estadounidenses y no solo del 1 %”, añadió el senador, quien dijo esperar trabajar con Obama y Biden para solucionar estos problemas.

Sanders, un senador hasta hace unos meses desconocido para el gran público fuera de Vermont, se ha erigido en la gran sorpresa de las primarias demócratas, donde es el único candidato capaz de hacer algo de sombra a la gran favorita, la exsecretaria de Estado Hillary Clinton.

Agencias

Share Button