Muere asfixiado un pescador

28/03/2016 – Un pescado que habitaba en el campo pesquero número Uno ubicado en el lado sur de la playa Costa Azul, murió presuntamente asfixiado, pues mientras dormía, hizo corto un minisplit que tenía encendido, por lo que el humo lo afectó y le impidió salir de la vivienda, aunque también se dijo que pudo tocar unos cables de corriente y morir electrocutado.
Eduardo Antonio Sandria Lagunes, quien contaba con 38 años de edad, era al nombre al que respondía el pescador que ayer por la madrugada fue encontrado sin vida en el interior de su vivienda.
Trascendió que Eduardo Antonio había trabajado durante todo el día, por lo que se acostó a descansar por la noche y su mujer Eunice Maldonado salió a trabajar, aprovechando los eventos que se realizan en la playa Costa Azul con motivo de la Semana Santa.

El aviso
La mujer del pescador llegó como a las 05:00 de la madrugada a la casa y encontró a Eduardo Antonio tirado en el piso, por lo que fue con su suegra, la señora Nohemí Gloria Lagunes Serna para avisarle que Eduardo Antonio estaba mal, pues no respondía y que al llegar había encontrado su casa llena de humo, pues había hecho corto el minisplit.
Por lo anterior se pidió el auxilio de los paramédicos, los que al acudir al lugar y examinar el cuerpo de Eduardo Antonio ya no le encontraron signos vitales, por lo que se presume que murió asfixiado al inhalar humo.
Sin embargo en el interior de la casa había unos cables “pelones”, los que también pudieron ser tocados por el pescador en su desesperación por salir de la casa y ser electrocutado.
Tras confirmarse la muerte del pescador, se dio aviso a las autoridades, acudiendo personal de la agencia tercera del Ministerio Público a cargo del fiscal José Alfredo Rodríguez González, ordenando que el cuerpo fuera enviado a las instalaciones del Servicio Médico Forense para que fuera examinado por el médico legista, quien determinará si el pescador murió electrocutado o por asfixia.

Reclaman cuerpo
Fue la señora Nohemí Gloria Lagunes Serna, de 69 años de edad, madre del infortunado pescador, quien acudió ayer ante las autoridades para solicitar la entrega de los restos mortales de su hijo para darle cristiana sepultura.
La mujer dijo que fue su nuera, quien la despertó en horas de la madrugada para avisarle que la casa de su hijo se estaba quemando y que al entrar lo había encontrado tirado en el piso y que el conato de incendio lo provocó una falla en un aparato minisplit.

Jesús Torres Salas

Share Button