Los Juegos del Poder

Justicia y gracia

10/08/2018 – “La noticia de la liberación de Elba Esther Gordillo apesta: si es culpable ¿porque la liberan?, si es inocente ¿porque la encarcelaron y no le pudieron probar nada en seis años? eso resulta peor”.
El texto anterior lo escribió un ciudadano y lo envió a este espacio. El caso de la ex lideresa del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación con su aprehensión y su sorpresiva liberación podría fincarse en aquella frase: “A los amigos justicia y gracia, para los enemigos ley a secas”.
La suerte de la maestra cambió. Fue detenida el 26 de febrero del 2013, ochenta y siete días después de que Enrique Peña Nieta asumiera la Presidencia de la República.
La acusación fue por presunto desvío de fondos para su uso personal procedentes de las recaudaciones sindicales, según anunció en aquella fecha la Procuraduría General de la República y su entonces titular Jesús Murillo Karam.
El hecho derivó en muchas historias. El dinero de las cuotas era utilizado en viajes y lujos personales y hasta en las cirugías estéticas que le dieron a la lideresa un nuevo rostro. El desfalco estimado era por dos mil millones de pesos.
La investigación reveló la existencia de cuentas en Suiza y Liechestein a nombre de una sociedad cuyo 99 por ciento del capital se adjudicaba a la madre de Gordillo, -ya fallecida-, con depósitos de por lo menos dos millones de dólares.
Cinco años, con cinco meses y once días después de su detención y con un nuevo presidente electo, Elba Esther Gordillo fue absuelta de los últimos cargos; lavado de dinero y delincuencia organizada.
La noche del martes anterior le fue confirmada su libertad por falta de elementos, unas horas antes de que Andrés Manuel López Obrador recibiera la constancia que lo acredita como presidente electo y 114 días antes de asumir el poder.
En diciembre del 2017, la defensa de la maestra logró que se le concediera prisión domiciliaria. Desde su departamento en Polanco empezó a tejer alianzas hacia el 2018.
Uno de sus principales operadores fue su nieto consentido René Fujiwara a quien hizo diputado federal desde el Partido Nueva Alianza en el 2012 a los 28 años de edad.
En enero de este año, Fujiwara renunció al PANAL -partido fundado por su abuela- y se integró al proyecto de Andrés Manuel López Obrador. Las especulaciones fueron inevitables.
Justificó su decisión en el rechazo a la alianza que hizo el PANAL con el PRI a la Presidencia de México y siendo la administración del priísta Enrique Peña Nieto la que impulsó la Reforma Educativa que desaprobó el SNTE.
La maestra reaparecerá con el inicio del próximo ciclo escolar.
Los titulares de artículos y de columnas políticas aluden a un pacto de impunidad entre AMLO y Peña Nieto. Hacen hincapié en la derrota del presidente y la victoria final de la hoy, otra vez, poderosa Elba Esther.

Share Button