Los Hechos

¿Gobernador de cuántos años?

Las anteriores administraciones municipales duraron en el encargo dos años, para empatar este nivel de elección con las federales del 2 mil 18 y los actuales diputados cumplen una gestión de dos años, para en el 2 mil 21, transitar la misma ruta de concurrencia.
En distintos tiempos y variados personajes, se han referido a la obligatoriedad, a partir de la reforma política federal del 2 mil 14, de hacer coincidentes las elecciones locales con las federales, con posiciones discordantes.
Personalmente, no he encontrado el artículo constitucional o de las leyes reglamentarias que dé la razón a cualquiera de esos planteamientos.
Ciertamente, la constitución concede al INE la facultad de organizar elecciones locales y federales y desde la reforma, se ha transitado en la unificación de fechas con variados alcances en las distintas entidades federativas.
De los dichos de los actores y operadores políticos, se empezó diciendo que solo una de las tres elecciones locales -gobierno, congreso y ayuntamientos- era obligada en la concurrencia; luego se dijo que dos y hasta las tres, poniéndose la fecha fatal del 2 mil 24 como plazo.
Una tangente apuntó a que para esta fecha, debía estar legislado y no precisamente consumado del procedimiento en lo local.
De ahí surgió la propuesta presentada por el PRI en la pasada legislatura tamaulipeca, para que el siguiente gobernador fuera por un periodo de cinco años; la iniciativa permanece en “la congeladora”.
La disyuntiva, sobre aquellas premisas, era de que pudiera ser de dos años -como se ha hecho en otros estados- y en efecto, en el 2 mil 24 se estuvieran realizando todas las elecciones locales y federales, al unísono en Tamaulipas.
Dos estudiosos y ejecutantes de la legislación electoral, como el magistrado EDGAR DANÉS ROJAS y el fiscal electoral RENÉ OSIRIS SÁNCHEZ RIVAS, recién reivindicaron la tesis de la no obligatoriedad, en el derecho a seguir eligiendo gobernadores de seis años, en procesos independientes, ajenos en el tiempo al resto de los procesos electorales.
En descargo de tales aseveraciones, entre otros, está el caso del vecino estado de Coahuila, donde este año solo habrá elección de diputados locales, para un periodo de tres años, como proceso intermedio, porque en tres más, en el 2 mil 23, también elegirán gobernador, igual, sin alteración de los periodos perfilados.
Allá solo la elección de ayuntamientos se ha hecho concurrente, precisamente empatadas -las siguientes- para el 2 mil 21 y el 2 mil 24 y no se ven planes de modificar el calendario.
Y sin embargo… persisten quienes insisten en que la alineación total está mandatada desde la Constitución y leyes reglamentarias, federales, de aplicación local y deberán ser motivo de otra reforma política estatal para los procesos siguientes.
En septiembre de este año inicia el proceso electoral que desemboca en las urnas del primer domingo de junio del año entrante; tres meses antes -junio- debe estar consumada cualquier reforma legal aplicable; para el 2 mil 22, pues se corre un año los tiempos.
Seguiremos viendo… y diciendo.
Entre quienes estuvieron a acompañar al director general de Radio, Televisión y Cinematografía, ahora que estuvo de regreso a su tierra, Tampico, con eventos públicos -confiesa hacerlo regularmente en visitas de familia-, se vieron el ex dirigente local y frustrado aspirante estatal priísta, ROBERTO GONZÁLEZ BARBA, con quien recordó los tiempos en que coincidieron en el gobierno estatal americanista, dentro de la Secretaría General de Gobierno titulada por el célebre HERIBERTO BATRES (qepd).

Share Button