LOS HECHOS

José I. Figueroa

26/06/17

Histerias de otro reportero

A ver; en el 2015 un hacker hackeo a Hacking Team.
Los correos de la empresa italiana desarrolladora de software para invadir teléfonos celulares y computadoras públicas y privadas con todo lo que estuviera en sus archivos y a su alcance -cámara y micrófono incluso apagados-, en millones de páginas hasta sumar 400 gigas de memoria fueron exhibidos de libre acceso en la red mundial del internet.
Así se supo que México era el mayor cliente de la empresa, espiando las instituciones de la milicia, seguridad y política de la federación, de PEMEX inclusive y entre muchos estados, Tamaulipas era el único que pagaba dos servicios: el de la Secretaría de Seguridad y el del Gobierno, propiamente dicho.
En este mismo espacio publicamos algunos de esos correos, los medulares, de cuando se escogió a Tamaulipas como cliente, de las negociaciones, de las condiciones para venir a capacitar en medio de la inseguridad, de los regateos, del primer pago y el refrendo que se hizo en el segundo año de “relación comercial”.
“Este ya está hablando con aquel”, escuchamos repasar en voz alta, meneando la cabeza, al responsable de la operación de uno de esos servicios, no sabemos si como un acto de infidencia o como una pretendida intimidación, de la que preferimos no tomar nota.
Lo ventilé, insisto, en su momento, como para hoy hacerme el sorprendido.
En variadas circunstancias también pude comprobar que sin detrimento del uso para con los personajes de la política y líderes de opinión, propios y extraños, el instrumento se convirtió en un juguete perverso para alimentar chismes y alentar discordias, robar ideas y pretender -solo eso- suplir la ignorancia y falta de talento de prohombres del pasado reciente.
Ningún delincuente fue aprehendido por las autoridades estatales tras “colgarse” de sus medios electrónicos, ni secuestrado alguno fue recuperado en ello, con el uso de ese servicio de espionaje.
Pecan de ignorantes, los periodistas de cualquier tamaño que ahora se escandalizan por tal invasión a la privacidad que, definitivamente no es nueva y acaso ha radicalizado sus alcances, pero aún en eso, al menos desde hace más de dos años, es pública.
Que “tocó” a los santones de la media nacional y ya cayeron en la cuenta de ello porque un ente extranjero se los dijo; qué bueno que finalmente alienten la reflexión doméstica y se de paso al litigio, como el que desde hace dos años se libra en muchos otros países donde sí se tomó nota a tiempo.
¿Qué va a pasar aquí?; allá tampoco ha pasado nada.
Tiene razón el Gobierno federal, como la tuvo antes Puebla -de los estados-, Colombia, Panamá, Chipre, Honduras, Azerbaiyán, Colombia o Polonia, por mencionar algunos donde antecedieron escándalos al respecto, que llegaron a los tribunales.
Todos coincidieron en rechazar haber tenido algún tipo de relación, contrato o pago para con Hacking Team, o ahora con NSO Group; es a través de empresas intermediarias en cada zona de operación como venden el “servicio”.
¿Quién “va a descubrirlo” y llegar el castigo hasta sus últimas consecuencias legales? Veremos y diremos.
Quienes parecen ir cayendo en la cuenta que solo unidos y cediendo al segundo plano las aspiraciones y los apetitos personales es como van a volver a la senda del poder, son los priístas.
Van haciendo punta los ex presidentes del Comité Directivo Estatal -excepto FELIPE GARZA por supuesto-, quienes ya trabaron una primera plática y a fines de semana van a reunirse con el comité en funciones, encabezado por AÍDA ZULEMA FLORES PEÑA.
Y no, no se trata de apuntalar -entre los propios- las aspiraciones de regresar al mando partidista de OSCAR LUEBBERT GUTIÉRREZ, sino de montar una mesa de reflexión y apoyo a las estrategias para recuperar espacios perdidos.

Share Button