Locuras Cuerdas

Paranoia en la política

No hay virtud tan alta como la veracidad y no hay nada sobre la Tierra más amargo que la mentira. Víctor Hugo.
Es vital echar un vistazo a la vida política de Matamoros de los últimos años. Una supuesta alternancia se había venido dando entre alcaldías y diputaciones, locales y federales así como las senadurías. Entre grupos del PRI y del PAN se distribuían los puestos aludidos.
Podemos decir que eran los mismos grupos quienes gobernaban en ambos partidos. Obviamente cada quien su gente. Muchos priístas y panistas se quedaban simplemente en la raya para que los mismos consentidos de siempre se turnaran los puestos ahora en el municipio y ahora en el Estado según el partido gobernante en cada nivel de gobierno.
Hoy está a cargo del municipio alguien que no se esperaba en su momento que fuera el ganador. Gente diferente a los que habitualmente venían heredando el gobierno de tiempo atrás. Alguien que ha demostrado que si hay que mover a las personas, lo va hacer para encontrar el punto medio óptimo de un gabinete municipal efectivo. Que pretende ser eficaz y eficiente.
En todo entra la naturaleza humana, la cual es plural, variada e impredecible. Siempre hay quien quiere ser gobierno en lugar de los que están, personas o grupos. Siempre hay, quien está pensando en la próxima elección y se mueve en función de eso. Algunas veces en forma discreta, otras en forma descarada.
En alguna ocasión escuché que en la cultura de Occidente, en la cual nos desempeñamos, se producen mentes reduccionistas, y eso nos lleva a que razonamos con lógica defectuosa y entonces los intereses se disfrazan de causas, la incertidumbre se convierte en nuestra única certeza y lo único claro es que todo está oscuro. Todo un mundo de oxímoron.
Hoy tenemos en Matamoros un alcalde que “gracias” a su trabajo hoy se está orquestando desde quién sabe dónde, claro que sabemos desde dónde, toda una maquinaria mediática engaña bobos. Acusaciones rebuscadas que jamás se podrán comprobar y que resulta una ofensa a la inteligencia de quienes nos abocamos a leer los detalles. Tratándonos de hacernos vivir una degustación anticipada cuyo sabor se antoja solo para las mentes débiles y manipulables. Toda una ficción utópica de quien sabe calumniar, para que independientemente de ser verdad o no, algo ha de quedar.
Es mucho el presupuesto adicional logrado por el alcalde Mario López Hernández para Matamoros, ya sea porque sabe cabildear o porque sabe aprovechar muy bien ser del mismo color partidista de la federación. Este presupuesto logrado se convierte en una coyuntura dual, atractiva pero peligrosa; pues hay quien dice no pensar en la próxima elección, sino en la próxima generación, frase de refrito que suena poco sincera en los hechos. El punto es que a alguien no le está gustando tanto dinero traducido en tantas obras para Matamoros.
La consecuencia es el beneficio para la comunidad pero también el surgimiento de los ministros de persecución y venganza, que al tiempo de hoy funcionan por interpósita persona, quienes atacan sin mucho que perder con un carácter obstinado y con soberano desdén, tratando de subir al rin de la disputa a alguien de mucho mayor calado. Finalmente el vulgo es un viejo Narciso que se adora a sí mismo, y que aplaude todo lo vulgar.
Viven sin disimulo el dolor de que su oponente reine y lleve a cabo acciones que se ven. Una nueva preocupación entró en su corazón. ¿A quién usar para atacar y no verse tan obvios? ¿Qué acusación lanzar al ruedo? ¿Qué mejor que la equidad de género? ¿Qué tal algo que no se pueda verificar del todo? Calumniemos que algo quedará. No se dan cuenta que la mirada de la “impecabilidad” no incomoda a la inocencia.
Querido y dilecto lector, en política nada es lo que aparenta y así como los diamantes sólo se encuentran en las profundidades de la tierra, las verdades sólo se hallan en las profundidades del pensamiento y para llegar a esas profundidades se requiere clases de mundanalidad que solo se aprenden con el tiempo; indudablemente más sabe el diablo por viejo que por diablo.
El trasfondo de lo que viene es evitar que otros brillen para que todo siga igual en Tamaulipas. Estudiar la obra de Maquiavelo y de Sun Tzu en el Arte de la Guerra deberá de ser lectura obligada para poder entender con nitidez las razones de lo que viene. Que alguien haga las cosas bien no agrada a todos, así de versátiles somos los seres humanos.
Algunas veces, cuando veo el vértigo de la realidad que nos atañe, tratando de entender las causas y los orígenes de las acciones, lo que encuentro es sumamente absurdo; concluyo pues que el universo se me aparece como una inmensa enfermedad en donde el bien común, en ocasiones es el menos común de los bienes anhelados.
El tiempo hablará.

Share Button