IP se arrebata 25 campos petroleros en Ronda Uno

16/12/2015 – México – El apetito de las empresas petroleras en la tercera subasta de la Ronda Uno fue amplio, pues no quedó sin ser adjudicado un solo campo maduro terrestre de los 25 ofrecidos por el gobierno mexicano.

El presidente de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), Juan Carlos Zepeda, se dijo satisfecho por los resultados, ningún país del mundo registra este éxito en sus licitaciones petroleras, en un contexto de volatilidad en el mercado.

El presidente Enrique Peña Nieto calificó como un “éxito” la subasta, “se superaron las expectativas de los expertos: se colocaron los 25 campos”.

A través de su cuenta de Twitter, el Ejecutivo dijo que a pesar de los bajos precios internacionales del crudo, “se confirmó la confianza en México y en el futuro de su industria energética”.

Por su parte, el titular de Energía (Sener), Pedro Joaquín Coldwell, quien la víspera dijo que colocar cinco campos de 25 ya sería considerado un éxito, dijo en su cuenta de Twitter que “La #ReformaEnergética del Presidente @EPN rinde frutos”.

Asimismo, el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, utilizó la red social para expresar que los resultados de esta fase de la Ronda Uno superaron las expectativas. “Todos los campos fueron asignados”, tuiteó.

Más tarde, Hacienda dijo en un comunicado que la regalía adicional de las posturas ganadoras fue de 55 por ciento de los ingresos brutos en promedio. Además, las firmas tributarán a través de la cuota contractual los ingresos por el pago de regalías básicas, el impuesto por las actividades de extracción de hidrocarburos y el impuesto sobre la renta. Con todo esto, el Estado recibirá, en promedio, 63 por ciento del valor de los ingresos brutos de los proyectos.

Así, 22 empresas se integran al ecosistema energético del país en explotación de hidrocarburos, tanto de manera individual como en consorcio. Solo cuatro de ellas son extranjeras.

La inversión prevista para los primeros cinco años en esos 25 campos es de 620 millones de dólares, pero se espera que a lo largo de su vida útil aumente a mil 100 millones de dólares.

Asimismo, se espera alcanzar una producción pico de 77 mil barriles de petróleo crudo equivalente diarios, lo cual tardará tres años.

El licitante que más ganó es el consorcio de la mexicana Geo Estratos y Mxoil Exploración y Producción, al cual se le adjudicaron cuatro contratos para los campos Pontón, Tecolutla, La Laja y Paso de Oro, en Veracruz.

En todos esos presentó una oferta de valor mínimo de la regalía adicional mayor a todos sus contrincantes, y superó por mucho el porcentaje requerido por Hacienda en esas áreas (de 1 por ciento); el licitante ofreció 61.5, 68.4, 66.3 y 67.6 por ciento, respectivamente.

Otros participantes que se llevaron una buena parte del pastel, con tres contratos cada una, son la canadiense Renaissance y Strata de México.

Grupo Diarqco, Perseus, Diavaz y Consorcio Manufacturero Mexicano, se llevaron dos contratos cada una en tanto que Servicios de Extracción Petrolera Lifting, Construcciones y Servicios Industriales Globales, y Sarreal se adjudicaron un contrato.

Asimismo, los consorcios Canamex Dutch (Holanda), que va con Perfolat y American Oil Tools; el de Roma Energy, con Gx Geoscience (ambas de EU) y Tubular Technology; Sistemas Integrales, con Nuvoil y Constructora Marusa, y Grupo R, con Constructora y Arrendadora México, se quedaron con un campo cada uno.

La Asociación Mexicana de Empresas de Hidroarburos saludó el proceso licitatorio, que calificó de transparente y con reglas claras.

“La conclusión de esta nueva convocatoria representa un paso más en la consolidación de los objetivos de la reforma energética”, dijo el grupo en un comunicado.

Los más jugosos

Los campos más atractivos fueron los tipo 2: Tajón, Cuichapa, Moloacán y Barcodón, que superaban un volumen de 100 millones de barriles de petróleo.

Petrolera Perseus ganó el primero de los contratos —Campo Tajón—, ubicado en Tabasco; tiene una superficie de 28 kilómetros cuadrados, con un volumen original en sitio de 652 millones de barriles de crudo.

Ofreció 60.88 por ciento de regalía adicional al Estado y 100 por ciento de incremento en el programa mínimo de trabajo.

El campo Cuichapa, en Veracruz, con 42 kilómetros, que posee 453 millones de barriles de aceite y 472 mil millones de pies cúbicos de gas, se adjudicó a Servicios de Extracción Petrolera Lifting de México, que ofreció 60.82 por ciento en la regalía adicional y 99 por ciento de incremento en el programa mínimo de trabajo.

En tanto que el consorcio integrado por la holandesa Canamex Dutch y las mexicanas American Oil Tools y Perfolat, ofreció por el campo Moloacán 85.69 por ciento en la primera variable y cero por ciento en la segunda.

Se encuentra en Veracruz y cuenta con un volumen de 222 millones de barriles de petróleo y 122 mil millones de pies cúbicos de gas.

Finalmente, el Campo Barcodón se lo quedó Diavaz, ubicado en Tamaulipas, con 166 millones de barriles de aceite.

La empresa dio 64.50 por ciento al Estado y 100 por ciento de incremento en el programa mínimo de trabajo.

Los que se fueron con las manos vacías, de nueva cuenta, fueron Carso Oil & Gas, de Carlos Slim, y Newpek, la filial del conglomerado Alfa.

La empresa Gat Oil & Gas de México se quedó fuera de la competencia, toda vez que los sobres que depositó con sus propuestas económicas no pertenecían a ningún campo, al colocarlos de manera errónea.

También fue el caso de la mexicana Servicios Administrativos Somer y la empresa estadunidense Mexport Equipment; además de BIN Administrativo, Max Energy Holdings y Galca Energy, al no presentar los requisitos en su totalidad.

Agencias

Share Button