Impuestos no taparán “hoyo” petrolero: Hacienda

1/12/2015 – México.- Los ingresos petroleros se desplomaron 38 por ciento anual —371 mil 308 millones de pesos— en los 10 primeros meses del año, al ubicarse en 634 mil 32 millones de pesos, según el Informe de Finanzas Públicas de la Secretaría de Hacienda.

La caída disparó el déficit presupuestal —mayor gasto que ingreso— 8 por ciento anual, para ubicarse en 504 mil 310 millones de pesos en el periodo enero-octubre.

Ese déficit se debe a que existe una seria precariedad en los ingresos”, opinó Héctor Villarreal, director general del Centro de Investigación y Estudios Presupuestarios (CIEP).

El gobierno intentó compensar la caída de los ingresos petroleros mediante una mayor recaudación con la reforma fiscal; sin embargo, ese monto no alcanza para cubrir sus necesidades de gasto corriente —recursos destinados a mantener en operación al gobierno—, lo que obligó a las autoridades a incrementar su deuda.

Entre enero y octubre de este año, Hacienda aumentó su recaudación más de 28 por ciento anual, hasta alcanzar un billón 971 mil millones de pesos, pero su gasto corriente creció a un ritmo de 2.4 por ciento en términos anuales, y se ubicó en 2 billones 291 mil millones de pesos.

Esa es una diferencia de 320 mil millones de pesos que no alcanza a cubrir el gobierno federal con los impuestos que obtiene de ciudadanos y empresas, que equivale a 14 por ciento de todo el gasto corriente y a 1.7 por ciento del PIB que México registró en el tercer trimestre del año.

Esa cantidad representa más del doble del recorte presupuestal de 124 mil 500 millones de pesos que Hacienda anunció a principios de 2015.

“El ingreso tributario no alcanza para operar el gobierno, cuando eso es lo recomendable”, dijo a MILENIO Fausto Hernández, investigador de la División de Economía del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE).

“En teoría, el gobierno siempre debe cubrir la operación con impuestos, no con ingresos de petróleo ni con deuda”, agregó.

Además, una mayor dependencia de los ingresos petroleros aumenta la carga fiscal de Pemex, lo que le resta autonomía para el uso de sus recursos.

En tanto, el costo financiero de la deuda del gobierno federal aumentó 20 por ciento anual en el mismo periodo, para ubicarse en 269 mil 159 millones de pesos.

De ese monto, 258 mil 210 millones de pesos fueron intereses y comisiones del gobierno federal y el sector paraestatal, un incremento de 22 por ciento anual.

“Este es un problema estructural que observamos en el corto y mediano plazos. Desde hace algunos años, la deuda se está convirtiendo en un componente estructural de los ingresos que propicia un desbalance presupuestal”, dijo Villarreal.

Por lo tanto, con el desplome de los ingresos petroleros el gobierno federal aumentó su deuda.

La inversión física se ubicó entre enero y octubre en 725 mil 350 millones de pesos, una disminución de 3.1 por ciento en comparación con el mismo lapso del año pasado, y un monto superior a los 634 mil 32 millones de pesos captados por la venta de petróleo.

Ese estado financiero del gobierno federal provocó que su balance primario, la situación fiscal que no incluye el pago de deuda, registrara un déficit de 213 mil 546 millones de pesos entre enero y octubre de 2015.

A pesar de que esa cantidad representó una reducción anual de 4.3 por ciento, Hernández indicó que es necesario un superávit en el balance primario —mayores ingresos que egresos— para que el gobierno genere los suficientes recursos, a fin de pagar el costo financiero de sus propios pasivos este año.

“Cuando existe ese déficit, no alcanza para pagar la deuda, y el gobierno tiene que endeudarse más para pagar esas obligaciones”, señaló el académico. “Un balance primario negativo es endeudarse”, agregó.

Pero el saldo de la deuda interna del sector público federal se ubicó en 4 billones 657 mil millones de pesos al cierre de octubre, un aumento de 333 mil millones de pesos respecto al total de 2014, un resultado que hasta el momento es congruente con las metas aprobadas por el Congreso de la Unión en 2015, indicó Hacienda.

“La variación de los saldos se explica por un endeudamiento neto de 361.9 mil millones de pesos, por ajustes contables al alza de 19.6 mil millones de pesos, y por un aumento en las disponibilidades del gobierno federal de 48.4 mil millones de pesos”, indicó la dependencia.

Esa situación obliga al gobierno a continuar con una política de austeridad presupuestal para reducir su déficit. Hacienda indicó que en octubre pasado el gasto neto pagado fue inferior en casi 8 por ciento real.

“Lo que implicó que la tasa de crecimiento real acumulada pasara de 3.9 por ciento en enero-septiembre a 2.8 por ciento en enero-octubre. El gasto en los ramos administrativos disminuyó en octubre 9.2 por ciento anual”, informó Hacienda en un comunicado.

Hernández indicó que el gobierno tiene calendarizada una disminución del déficit público, a fin de reducirlo a cero a finales de sexenio. “El gobierno tendrá que reducir 2 por ciento del PIB de aquí a 2018 para llegar a su meta, y los ajustes presupuestales que ha realizado son señales que hasta el momento indican su compromiso por cumplirlo”.

Con cifras actualizadas a octubre de este año, Hacienda aumentó el monto de participaciones federales a entidades en 1.4 por ciento anual. En tanto, en el periodo enero-octubre, las participaciones se ubicaron en 528 mil 921 millones de pesos, un repunte de 4 por ciento anual, lo que representó casi 14 por ciento del presupuesto federal.

Sin embargo, dentro de ese componente, el fondo general, así como el fondo de fomento municipal, registraron una disminución de 2.2 por ciento anual en el periodo.

Agencias

Share Button