Hechos sorprendentes de la industria del juego

La industria de los juegos de azar y casino vive un momento muy dulce. La llegada de las nuevas tecnologías ha acercado este tipo de juegos, que suelen ir acompañados de apuestas y de elevadas dosis de suerte, a todo tipo de público. Gracias a Internet y a los dispositivos móviles nunca antes había sido tan fácil girar la ruleta, jugar a las tragaperras o participar en un torneo de póker o blackjack. Sin embargo, lo cierto es que este tipo de diversión no es nueva; nuestros antepasados más antiguos ya se entretenían retando a la suerte.

En el año 3.000 a. C, por ejemplo, en China ya jugaban por dinero o por diversión. Y también los egipcios, en el 2.000 a.C, recurrían a estos pasatiempos. Ya entonces habían esculpido un dado de 6 caras. Además, según la mitología griega, una partida de dados fue capaz de iniciar una pelea entre los dioses.

Con una historia tan larga, no es de extrañar que en torno a los juegos de azar haya muchos misterios y que en torno a esta industria se hayan producido hechos sorprendentes. Sigue leyendo y descubrirás algunos

La primera tragaperras

La primera máquina tragaperras no se inventó para un casino. Su inventor fue un mecánico. Charles Fey la diseñó en 1895 para su tienda de automóviles en San Francisco. La llamó Liberty bell y su objetivo era entretener a los clientes. Tuvo tanto éxito que los casinos la compraron para que en las salas los jugadores pudieran distraerse cuando todas las mesas de juego estuvieran ocupadas.

El origen del sándwich

Un siglo antes, en 1765, cuenta la leyenda que se preparó el primer sándwich. Lo pidió John Montagu, el cuarto conde de Sandwich, durante una larga partida de póker. Tenía que comer, pero no quería levantarse de la mesa y dejar el juego a mitad. Por eso les pidió a sus sirvientes que le sirvieran un poco de carne entre rebanadas de pan. Así pudo comer sin dejar de jugar.

El juego también es cosa de mujeres

Aunque el mundo del juego siempre se asocia más con el público masculino, también ha habido mujeres pioneras en el sector. De hecho, la primera licencia de casino legal que se emitió en Las Vegas fue para una mujer. La consiguió Mayme Stocker en 1920 para el Northern Club. Madre y esposa, ofreció los únicos cinco juegos legales en la época: stud poker, draw poker, lowball poker, 500 y bridge.

¿Dónde está el casino más pequeño del mundo?

Lo cierto es que no tiene una dirección fija, ya que se ubica en la parte trasera de un taxi en Londres. Incluye una mesa de juego, un distribuidor, un bar y un televisor para ver los deportes.

Un sueño hecho realidad

Son pocos los jugadores que consiguen ganar auténticas fortunas retando al azar, pero los hay. Un ejemplo es Elmer Sherman, un veterano de la Segunda Guerra Mundial que en  1989 ganó en Las Vegas 4,6 millones de dólares con una máquina tragaperras. No le pareció suficiente y lo siguió intentando hasta que en 2005 cumplió su sueño de ganar otro gran premio: consiguió 21 millones.

El falso mito del oxígeno

Popularmente se cree que en algunos casinos los dueños lanzan oxígeno en las salas para que los jugadores estén siempre despiertos y, por tanto, jueguen más tiempo. La leyenda es falsa; solo ha ocurrido en las novelas.

Cómo ganar al póker

Los juegos de azar se basan en pura estadística. Y si hacemos caso de los números, lo cierto es que solo hay una posibilidad entre 221 de que te repartan un par de ases en cada mano de póker. Aunque quizás esta estadística se hizo antes de que llegara Internet al mundo del gambling. Porque ahora gracias a los operadores online podemos practicar mucho más que en los casinos convencionales y las probabilidades de ganar, sin duda, han aumentado.

El número de la bestia

¿Sabías que si se suman todos los números de la ruleta el resultado es 666? Esta coincidencia, junto con la habilidad del juego para arruinar algunas vidas, le ha valido a la ruleta el apodo de «La rueda del diablo«.

Historias con final feliz

Aunque cuando se juega no siempre se gana, hay casos muy esperanzadores. En 1973, el fundador de FedEx, por ejemplo, logró salvar su empresa de la quiebra apostando en Las Vegas todo lo que tenía. Pasó de tener 5.000 a 27.000 dólares gracias al blackjack.

Exclusión voluntaria

Pero si la afición por el juego se convierte en adicción, hay que tomar cartas en el asunto. En EE. UU hay varios estados donde los jugadores que lo necesitan pueden prohibirse voluntariamente la entrada en los casinos. Esta prohibición puede durar un año, cinco o, incluso, toda la vida.

Son solo algunas de las muchas curiosidades, leyendas o hechos sorprendentes que encontramos en torno a esta industria. En el sector del gambling nada está escrito. Y por eso, precisamente, los juegos de azar y casino son tan emocionantes.

Share Button
publicidad notas home