Hallan en Michoacán campo de entrenamiento para criminales

Efectivos de la Guardia Nacional, en coordinación con personal del Ejército y autoridades municipales, inhabilitaron un campamento de entrenamiento clandestino aparentemente utilizado por un grupo criminal en el que aseguraron armas, equipo táctico y vehículos, en el municipio de Tangamandapio, Michoacán.

Esta no es la primera vez que en dicha entidad y en otras regiones del país se descubren campamentos de este tipo, porque en pasadas administraciones el Ejército y la Secretaría de Marina ha descubierto y desmantelado otros donde sicarios son entrenados por diversas organizaciones criminales.

La primera organización en usar campamentos clandestinos al inicio de este siglo fueron Los Zetas, organización integrada originalmente por desertores de élite del Ejército que pertenecieron al Grupo Aeromóvil de Fuerzas Especiales y que se unieron al cártel del Golfo, el cual instaló lugares de entrenamiento para sicarios en Tamaulipas, Nuevo León, Michoacán y en el Estado de México, entre otros.

De acuerdo con la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, el hallazgo de este sitio ocurrió tras un operativo para inhibir actos ilícitos de organizaciones delictivas que operan en la zona.

Tras incursionar en un paraje, ubicado en un cerro conocido en dicho municipio, los federales detectaron un campamento improvisado, donde aseguraron seis armas de fuego largas y una corta, 16 granadas (dos de fragmentación, dos fumígenas y 12 caseras), 90 cargadores, siete chalecos tácticos, cartuchos útiles de distintos calibres y siete automóviles.

Los víveres, tiendas de campaña y ropa fueron destruidos en el lugar por medio de la incineración.

Los objetos asegurados fueron puestos a disposición ante el Agente del Ministerio Público Federal, quien realizará las indagatorias subsecuentes para deslindar responsabilidades.

Agencias

Share Button
publicidad notas home