Hallan cuerpos y restos de avión de AirAsia

YAKARTA.- Los equipos de rescate tras la pista del avión de AirAsia desaparecido con 162 personas a bordo recuperaron cadáveres y restos en el mar de la costa de Borneo el martes, una noticia que provocó escenas de dolor entre los familiares que esperaban angustiados alguna novedad sobre la aeronave.

El vuelo QZ8501 de AirAsia, un Airbus A320-200, perdió contacto con los controladores aéreos tras pedir permiso para ascender y evitar las nubes justo antes de desaparecer a primera hora del domingo, durante un trayecto desde la ciudad indonesia de Surabaya a Singapur.

La armada dijo que había recuperado 40 cadáveres hasta el anochecer.

La aeronave todavía no ha sido encontrada y no se mencionó la posibilidad de que hubiera supervivientes.

Las imágenes de cadáveres flotando se emitieron en la televisión y fueron vistas por los familiares de los desaparecidos reunidos en un centro de crisis en Surabaya. Varias personas se desmayaron, según un periodista.

“Tienen que ser fuertes”, dijo la alcaldesa de Surabaya, Tri Rismaharini, mientras tranquilizaba a los familiares. “No son nuestros, pertenecen a Dios”.

El director de AirAsia, Tony Fernandes, que ha estado en Indonesia desde que el avión desapareció, dijo que regresaría a Surabaya.

“Cualquier cosa que podamos hacer en AirAsia se hará”, dijo en Twitter.

Cerca de 30 barcos y 21 aeronaves de Indonesia, Australia, Malasia, Singapur y Corea del Sur participan en la búsqueda en unas 10 mil millas náuticas cuadradas.

El Ejército de Estados Unidos dijo que el USS Sampson, un destructor de misiles, llegaría a la zona a lo largo del día.

El vuelo QZ8501 viajaba a 32 mil pies de altitud (9 mil 753 metros) y había solicitado volar a 38 mil pies, dijeron previamente las autoridades.

Pilotos y expertos en aviación han dicho que las tormentas y las solicitudes de permisos para ganar altitud y evitarlas no eran extrañas en esa zona.

El piloto indonesio era experimentado y el avión había sido revisado por última vez a mediados de noviembre, según la aerolínea.

Discusiones online entre pilotos se han concentrado en datos no confirmados de un radar secundario de Malasia que sugieren que la aeronave estaba ascendiendo a una velocidad de 353 nudos, unos 100 nudos por debajo de lo necesario en medio del mal tiempo, y que eso podría haber provocado una pérdida de sustentación.

Share Button