Gaceta

Raúl Terrazas

21/12/17

Extrañas impugnaciones

En el asunto de los organismos electorales, hay inconformidades extrañas que por su naturaleza tienen que sentar precedentes o como dicen los abogados, jurisprudencia, sobre todo, porque no tienen razón de ser.
A principios de este mes, el Instituto Nacional Electoral, INE, seleccionó de entre los ciudadanos que se registraron en atención a la convocatoria previamente publicada de conformidad con lo dispuesto en la Legislación vigente a las personas que forman parte de los Consejos Distritales desde los que, se organizará la elección federal que corresponde al proceso del 2018.
Cuando se tuvieron los resultados de la selección, los partidos políticos y sus representantes, estuvieron de acuerdo con las decisiones, sin embargo, jamás se pensó que hubiese espacio para impugnaciones, que, y esto es lo extraño, nada tienen que ver con las personas.
Es más bien con la definición de las autoridades, debido a que, otros ciudadanos registrados, que no fueron tomados en cuenta, creen que se lesionaron sus derechos, porque ya habían fungido en proceso anteriores como consejeros y, por tanto, consideran que su experiencia era suficiente para que los seleccionasen de nuevo.
El titular de la Junta Local Ejecutiva del INE, Eduardo Trujillo Trujillo, estará de acuerdo en que, el asunto le tronó por donde no se esperaba, es más, por donde ni razón hay, aunque, como todos los mexicanos tenemos derecho a ser tomados en cuenta, los asuntos de este tipo que lleguen a la instancia electoral, deben seguirse como de oficio.
Nosotros creemos que sentar precedente, es fundamental para que, en el futuro, quienes no sean seleccionados a pesar de la experiencia que puedan tener, no pueden estar en contra de una determinación tomada por la autoridad electoral sobre la base de los criterios de más valor en el momento previsto por la ley.
Hablamos pues, de un tema extraño y que da para un análisis muy amplio para que se incluya en la Ley Federal Electoral, en la que deba de asentarse que, las definiciones del Consejo General Electoral del INE sobre la designación de consejeros, no serán motivo de impugnación por los aspirantes que presentaron su documentación para buscar la chamba de consejeros distritales.
Dicho de otra manera, la impugnación de consejeros debe ser solo de los partidos políticos o de los ciudadanos, cuando se refiera a las personas por lo que son, no porque quienes no fueron tomados en cuenta, sientan que sus derechos fueron vulnerados porque creen que debieron ser ellos y no quienes quedaron.
Es asunto de criterios de selección en el momento y tiempo de resolución, no de intereses de personas, por tanto, las anotaciones que se hagan, deben presentarse como iniciativa de reformas a la Ley Federal Electoral en atención a proceso electorales federales venideros.
Hay otro tipo de impugnaciones que sí proceden y hay tiempos considerados en el proceso para que se resuelvan, como es el caso de las presentadas por el PRI, respecto al proceso local concurrente que servirá para renovar las 43 alcaldías de la entidad.
El representante de ese partido en el IETAM, Alejandro Torres Manzur, dijo que se encontraron elemento de no idoneidad en más de dos docenas de consejeros municipales que se designaron por el Consejo General del Instituto el pasado 10 de diciembre y, por tanto, quieren que se revise a fondo y la situación, para llevar a cabo las sustituciones en caso de ser necesario.
Recordemos que, en cada Consejo Municipal Electoral, se designaron dos personas a manera de reserva, quienes podrían sustituir a los que están impugnados por no idoneidad, aunque, creemos que será difícil que suceda, porque el equipo de trabajo del licenciado Jesús Hernández Anguiano, defenderá la determinación que tomaron, de manera que, en la primera semana de enero próximo, cuando se instalen los Consejos en cada municipio de la entidad, se hará conforme a lo ya previsto.
También debemos de tomar en cuenta que más importante que cuestionar a las autoridades electorales, es lograr que los partidos políticos y sus candidatos hagan un mejor papel para sacar a los votantes a las urnas el día de la elección.
Lo que se haga en contra de las autoridades electorales, debemos de echarlo en el cajón de las pecatas minutas y ver las cosas en positivo para que las elecciones sean de gran participación ciudadana y que, quienes cuenten los votos el primer domingo de julio venidero, lo hagan convencidos de que darán lo máximo para que gane la democracia y pierdan las incidencias o las ocurrencias.
Para que esto no suceda, los Tribunales, que son la última instancia de las impugnaciones, deben tener en perspectiva que se trata de defender al proceso, no a los intereses de personas.

 

Share Button