GACETA

Raúl Terrazas Barraza

24/09/2017

Los del Verde a la escena política

Tres años más estará al frente del Partido Verde Ecologista de México, el ex diputado local, Patricio King López. Se los ganó a pulso, porque supo mover la gente de la dirigencia nacional y es, por mucho el que puede dar movilidad a esa institución en la Tamaulipas para la elección federal y la local.
El escenario fue a su favor, aunque hubo momentos en los que, el diputado Humberto Rangel Vallejo, complicó las cosas al cuestionar el proceso y a las autoridades, por eso, se quedó sobre la mesa la posibilidad de que el comité nacional le haga algunos extrañamientos, llamados de atención y pudiera ser que, hasta lo puedan expulsar, como lo dijo en el sur de la entidad el secretario de Organización, Misael Sánchez Sánchez, quien estuvo con la representación del comité nacional, para la toma de protesta de King López como dirigente otra vez.
La postura adoptada por el legislador local, indignó a los dirigentes nacionales, de manera que lo consideraron como ataques a partido y por tanto una violación a los estatutos.
Obvio, lo más sencillo sería que, al igual que el ex presidente de la Fundación Colosio del PRI en la entidad, el porteño, Eduardo Hernández Chavarría, se cambie al PAN, para buscar más oportunidades de tipo político.
Sobre esto último, hay que decir que el rumor de la salida del ex diputado priísta de su partido, se corrió desde hace varios días y se concretaría en esta semana, en virtud de que, las posibilidades de ser candidato a la alcaldía por el PRI, están cerradas, si se considera la reelección de la maestra Magdalena Peraza Guerra.
Rangel Vallejo, cuyo caso es estudiado por la Comisión Nacional de Procedimientos Internos, puede cambiar de colores, casi en automático, porque ha cultivado buenas relaciones con el grupo del presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso del Estado, diputado Carlos García González.
Esa comisión, en su calidad de órgano autónomo, será la que determine la sanción a quien conocen en la cúpula del Partido Verde Ecologista de México, como el militante rebelde.
Respecto a lo que pretende desde la dirigencia, King López, el primer término analizar el asunto de la unidad de los militantes y fortalecerla, ya que, los hay, dijo, que se han bajado del barco y, por tanto, es indispensable un trabajo serio al interior del instituto político.
La nueva dirigencia se armó de colaboradores, entre ellos un nombramiento al empresario recién ingresado al Partido Verde, Emilio Pozo González, como coordinador estatal de Estrategia y Planeación.
Al frente de la Secretaría de Finanzas pusieron a José Izquierdo Salas; como secretario de Organización, José Luis Ortiz López y en la coordinación de Marketing y Redes Sociales, Daniel Morales González.
Incorporaron a Juan Antonio García Rodríguez a la Comisión de Transparencia; a Marcelino Cisneros Ramírez como responsable del Área Pública; el secretario de Comunicación es Mario Alberto Rodríguez; la encargada de los Asuntos Electorales es Ana Astrid Ruiz Mancilla y Jesús González Macías, es el secretario técnico del Consejo Político, lo que seguramente hará después del horario de trabajo, ya que es funcionario de la SEMARNAT en la entidad, aunque pudiera ser que deje la chamba para ir en búsqueda de otra oportunidad como legislador, ya que, en su mente prevalece la idea de llegar al Senado de la República y trabajar seis años de corrido, codearse con los de muy arriba y estar colarse a uno de los principales cargos en la dirigencia nacional del Partido Verde Ecologista de México.
En la reunión donde Patricio King López protestó por tres años más para conducir a su partido, se nombraron dirigentes para varios municipios, entre ellos Carlos Paniagua Arias, en Victoria; José Luis Hinojosa Banda, en Madero; Mario González Castillo, en Río Bravo y Melva Solís Gutiérrez, en Altamira.
Dicho en otras palabras, los del Partido Verde, se armaron para comenzar una semana diferente el lunes, con gente y estrategia nueva, por aquello de que, en las elecciones venideras deben de entrarle solos, algo que no hacen en mucho tiempo.
La realidad sociopolítica de este partido, basado en sufragios es muy limitada, incluso, las posiciones electorales que ha logrado en el Congreso de Tamaulipas y los Ayuntamientos, se deben a la sólida coalición que hicieron con el PRI, desde que los líderes nacionales pintaron su raya con el PAN, luego de que, al ganar la Presidencia de la República con Vicente Fox Quesada en el año dos mil, éste los dejó chiflando en la loma, porque no les dio nada, situación que enojó a Jorge González Torres, hermano del Doctor Simi, Víctor González Torres.
Si van a accionar en la política, tienen que hacerlo con determinación, con la gran ventaja de que, figuras icónicas como el diputado federal plurinominal, Adolfo Cárdenas Gutiérrez, ya no estarán para colocar al Partido Movimiento Ciudadano en el tercer sitio de las votaciones.
Puede que sea la hora de los verdes, máxima si consideramos que, en Tamaulipas el lopezobradurismo que se construye desde el Partido Movimiento de Regeneración Nacional, no prende de la misma forma que sucede en regiones del país en las que, existen cenizas de aquellos que fue el perredismo de antes.
En atención a las presuntas buenas relaciones y el gran apoyo que el comité nacional el otorgó al nuevo dirigente estatal del PVEM, es indispensable que, los traigan a Tamaulipas, comenzando con Carlos Puente Salas, quien despacha en la silla principal del partido Verde Ecologista, así como, a Arturo Escobar y Vega, el propio Misael Sánchez Sánchez que acaba de estar en Tampico en la asamblea estatal.
Es más quizá hasta deben de dar una paseada al ex dirigente y ex legislador, Jorge Emilio González Martínez y a su prima Roberta Fernanda Blázquez Martínez, porque sus familias son de por acá, es decir, son nieto del que fuera gobernador de Tamaulipas a principios de los ochentas, doctor Emilio Martínez Manautou.

Share Button