GACETA

Raúl Terrazas Barraza

18/06/2017

En ruta a mejorar rezago social

Al comenzar este año, la situación de pobreza y rezago social de Tamaulipas, según el informe anual elaborado por la Secretaría de Desarrollo Social del Gobierno de la República, destaca la reducción consistente del rezago educativo, la carencia por acceso a los servicios de salud y las carencias asociadas a la calidad, espacios y servicios básicos en la vivienda durante el período de 1990 y 2015.
Con el nuevo esquema de trabajo que tiene la Secretaría de Bienestar Social, a cargo de Gerardo Peña Flores, se pretende que los indicadores mejoren en corto tiempo, de manera especial, porque los programas y recursos que se tienen para atender las dificultades que genera la pobreza en los más de 15 municipios considerados con tal condición por el Gobierno federal.
El reporte hace ver que la determinación para contener la pobreza y apoyar los derechos sociales en Tamaulipas, se perciben a partir de la disminución en cada uno de los rubros que se miden a corto plazo y contrastados con los valores de entre 2010 y 2015.
Bajo esa perspectiva, el mayor porcentaje de disminución corresponde a lo que fue identificado como carencia por acceso a los servicios de salud, ya que, pasó del 21.9 al 13.8 por ciento en ese período y tiene su impacto porque la reducción es del 8.1 por ciento, aunque la mayor disminución porcentual es para el indicador de carencia por acceso al servicio de electricidad en la vivienda, que pasó del 2.4 al 0.7 por ciento, por tanto, la reducción es del 68.8 por ciento.
Tamaulipas según el informe de resultados de la SEDESOL federal en materia de pobreza, logró un avance significativo en esos cinco años, en el indicador de acceso al agua entubada en las viviendas, ya que, se redujo del 5.5 por ciento, al 2.5 por ciento, por lo tanto, bajó en un 54.2 por ciento.
Ahora bien, si ya el reporte de SEDESOL indica que el abatimiento de algunos indicadores negativos se logró gracias a una mejor focalización de los recursos, la situación tiene que mejorar a partir de este año, por la reorientación que se ha dado a las acciones desde la Secretaría estatal de Bienestar Social, ya que, el combate a la pobreza está relacionada al abatimiento de carencias y el fortalecimiento del ingreso de las personas, mediante todo aquello que incentiva la creación de empleos formales.
Y es que, de acuerdo a los datos del Instituto Mexicano del Seguro Social, el número de trabajadores afiliados en la entidad, se incrementó en casi 49 mil personas en los últimos cinco años, en tanto que, la tasa de informalidad laboral retrocedió 0.1 puntos porcentuales, al pasar del 48.3 por ciento en el tercer trimestre del 2013 a 48.2 por ciento en el mismo período del 2016.
El reflejo de estos dos elementos, no se queda en los números y sus porcentajes, los expertos en desarrollo social, apuntan que el comportamiento del índice de la tendencia laboral de la pobreza registró en Tamaulipas una disminución del 7.1 por ciento, entre el 2013 y el 2016, lo que quiere decir que, un mayor número de personas pueden comprar la canasta básica de productos de consumo con su ingreso, gracias al empleo que tienen.
Con el análisis de datos del informe sobre la situación de la pobreza y el rezago social 2017, publicado en el Diario Oficial de la Federación el 31 de enero pasado y las determinaciones que las autoridades gubernamentales de la entidad tomaron para redireccionar las políticas de apoyo a la población que en realidad lo requiere, se puede anticipar que habrá una mejora en la mayoría de los indicadores con los que se mide el grado de pobreza.
Hemos de comentar, que son 17 de los 43 municipios de la entidad en los que aplican los indicadores de la SEDESOL federal, Tula que tiene un grado de rezago social alto para el 2015, Burgos, González, Güémez, Hidalgo, Llera, Mainero, Ocampo, San Fernando y Soto la Marina, cuyo grado es medio.
Los otros son Abasolo, Díaz Ordaz, Jiménez, Padilla, Río Bravo, Valle Hermoso y Xicoténcatl, cuyo grado de rezago social es bajo.
En el Diario Oficial de la Federación, se inscribe como área de oportunidad para en cuanto a la inversión y con la idea de abatir otro tipo de carencias identificadas por la SEDESOL, como es el acceso a los servicios de drenaje, indicador que, está por debajo del promedio nacional, en los municipios trabajados en el combate a la pobreza y el rezago social.
Se tienen avances considerables, si partimos de que, en 1990, la carencia de drenaje era en el 42.8 por ciento de las viviendas de los municipios evaluados, en el año dos mil ya era sólo el 27.11 por ciento, en el 2010 se ubicó en el 11.9 por ciento y en el 2015 se ubicó en el 8.1 por ciento, pero, aunque el avance es del 100 por ciento cada decenio, ese 8.1 por ciento de hace dos años, es superior al 7.93 que es la media nacional.
De acuerdo a la ficha de la situación de Tamaulipas para este año, la proyección de población para este 2017, es de tres millones 622 mil 605 habitantes, superior en 180 mil 907 ciudadanos más, respecto a la población que tenía en 2015 y que fue de tres millones 441 mil 698 personas.
La cantidad de viviendas en 2015 que hay en la entidad son 986 mil 886, la población con pobreza en el 2014 era de un millón 330 mil 707 personas, la población en pobreza extrema era de 151 mil 605, el número de carencias para ese mismo año, era del 1.98 y el grado de rezago social era considerado como bajo.
Respecto a los municipios en ese 2015, cinco de ellos fueron identificados con alto grado de rezago social y 15 con rezago medio y en ellos existían seis zonas rurales prioritarias, en tanto que, las de atención prioritaria urbana son 602.
Todos estos son datos de la encuesta intercensal que realizó el INEGI en 2015, la proyección de la población a mitad de año 2017 que hace CONAPO, la medición de la pobreza 2014 de CONEVAL, el índice de rezago social por entidad federativa y municipios 2015, también de CONEVAL y la declaratoria de las zonas de atención prioritaria 2017, enunciadas por el Diario Oficial de la Federación.

Los otros
El comité nacional de PRI, tiene en perspectiva enviar ya un delegado general para que se incorpore a las acciones que el tricolor realiza en este año que no hay elecciones y desde luego, para que trabaje de cerca cada punto establecido en la convocatoria para la elección del nuevo presidente que sustituirá al diputado Rafael González Benavides, quien se dedica solo a su trabajo como legislador.
Se trata del ex diputado federal Víctor Díaz Palacios, del estado de Puebla, quien ya estuvo por estas tierras en alguna ocasión, cuando se ganaban elecciones federales a carro completo, sin embargo, ahora las cosas son diferentes, en primer lugar, porque tiene que ponerse la camiseta de oposición debido a la alternancia que hay en Tamaulipas, luego de que el actual Gobernador, Francisco García Cabeza de Vaca, ganó de calle las elecciones locales del año pasado.
En la terna para delegado general de Tamaulipas también estuvieron, los ex delegados Jorge Cantú Valderrama, ex alcalde de Linares y José Parcero López, quien fue diputado y anda ahora como delegado en el sureste mexicano.

Share Button