Gaceta

Etiquetas para mejor salud

Ya la Secretaría de Economía logró que se modificara la norma que establece los requisitos y la forma del etiquetado de los productos alimenticios, sin embargo, sigue en lo oscurito, porque las industrias nacionales e internacionales de la comida chatarra se oponen a la implementación al aducir que no resuelve el problema de la obesidad en México.
Sin embargo, es un buen inicio, porque son muchas las cosas que se deben tener en cuenta, para ellos, en especial cambios profundos en los sistemas de alimentación, transporte, diseño urbano y uso el sueño, amén de infinidad de intervenciones educativas para la población.
Desde la perspectiva de los investigadores, el etiquetado es una herramienta que ayudará a combatir el problema de la obesidad, porque facilita la toma de decisiones saludables, combate el entorno obesogénico, aumenta el consumo de alimentos naturales y ayuda a fortalecer políticas que promuevan ambientes saludables.
Algo con mucho sentido social tiene que estar en marcha, por ello, la determinación de mejorar el etiquetado de los productos alimenticios basado en la exposición al peligro que implican infinidad de componentes de los alimentos elaborados por las empresas, mismos que la población consumidora no debe de ignorar.
A fines de enero pasado, los Comités Consultivos Nacional de Normalización de la Secretaría de Economía y el de Regulación y Fomento Sanitario de la COFEPRIS aprobaron la modificación a la Norma Oficial Mexicana NOM-051-SCFI/SSA1-2010 sobre el etiquetado de alimentos y bebidas no alcohólicas preenvasados.
A partir de este año, los envases de los alimentos que provienen de la industria deberán de contar con sellos de advertencia si el nivel máximo del contenido energético, azúcares añadidos, grasas saturadas, grasas, sodio y los nutrimentos críticos rebasan lo normal.
Todo ello con la idea de que, a los consumidores les quede bien claro aquello que llevarán a su boca y las implicaciones que ello tiene para su salud, de manera que, con las modificaciones, la norma del etiquetado pretende prevenir la mala nutrición, obesidad y diabetes en la población mexicana.
La Norma Oficial Mexicana, que por este carácter la vuelve obligatoria en todo el territorio nacional y a todas las personas involucrados en la cadena de producción, indica que esta nueva forma de presentación de los contenidos se hará en forma separada de la tabla de ingredientes e información nutrimental, para indicar los productos que excedan los límites máximos.
La norma dice que los alimentos o bebidas no alcohólicas deberán incluir información nutrimental de fácil comprensión, veraz, directa, sencilla y visible.
Se espera que, con la advertencia en el etiquetado, las condiciones de salud de las personas en México mejoren, ya que, siete de cada diez adultos son obesos, lo que coloca al país como el segundo en el mundo con más personas que padecen esta enfermedad, de acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud.
Desde luego que hay resistencia de la industria a los elementos considerados en la norma, porque muchos de sus productos corren el riesgo de desplomar sus ventas, como ocurrió en Chile, allá en América del Sur, cuando se estableció este tipo de normatividad, ya que, las empresas productoras de cereales azucarados vieron reducidas sus ventas en más de un 14 por ciento, arriba del 25 por ciento en refrescos y bebidas azucaradas, el 17 por ciento de los postres envasados.

Share Button