Familiares de desaparecidos consideran una burla la visita a base de la Marina

14/08/2018 – Familiares de desaparecidos en Nuevo Laredo consideraron una burla la visita a la Base de Operaciones de la Marina en esta ciudad fronteriza, en Tamaulipas, debido al tiempo transcurrido y a las aparentes condiciones de recién remozamiento de las instalaciones.

En entrevista, las esposas de dos hombres, quienes prefirieron testificar en el anonimato por seguridad, que fueron desaparecidos el pasado abril presuntamente por integrantes de la Marina, manifestaron su decepción por un recorrido que consideraron “turístico”.

“El objetivo era buscar evidencia, algo que los culpe y acepten que son culpables, y la verdad salí decepcionada, pues en el recorrido me sentí como una turista. Simplemente entré y me dijeron: ésta es la cocina, éste es el comedor, aquí duermen y ya”, expresó la joven mujer vía telefónica.

Acompañados por representantes de la Fiscalía Especializada en Investigación de los Delitos de Desaparición Forzada, de la PGR, los familiares tuvieron acceso a la base acondicionada en una bodega en Arteaga y Leona Victoria, colonia Victoria.

Las diligencias comenzaron ayer a las 13:00 horas y concluyeron poco después de las 17:30, periodo en el que los familiares, ataviados con chalecos, guantes y cubrebocas, accedieron a la cocina, los dormitorios de hombres y mujeres, un gimnasio, una pequeña tienda y a la oficina del comandante, como parte de los protocolos de investigación por la desaparición de 36 personas.

Personal de la Procuraduría también realizó los análisis periciales en tres patrullas y dos autos blindados, así como armamento y aparatos de comunicación. Aunque el personal de la Marina fue accesible, a las esposas no convenció la inspección, sobre todo, aseguran, por las modificaciones que realizaron los uniformados a las patrullas.

“Era buscar alguna evidencia que demostrara que estuvieron ahí nuestros familiares y demostrarles que ellos, en las patrullas, fueron los que se los llevaron. “Pero hasta las patrullas estaban recién pintadas y los asientos lavados, estaban muy limpios, uno se da cuenta porque vivimos en una ciudad muy polvorienta y la pintura se veía reciente”, expresó la mujer, cuyo esposo, Daniel Gerardo García Ramírez, de 26 años de edad, desapareció el pasado 14 de abril.

Las instalaciones, aseguró, aún olían a pintura fresca y a una limpieza profunda, lo que le generó desconfianza.

“Esto lo esperábamos desde hace meses, pero al final se hizo, pero ya fue demasiado tarde. Ellos (la Marina) tuvieron tiempo de pintar, arreglar sus camionetas y quitar todo tipo de evidencia”, expresó.

En tanto, la esposa de Markz Moreno Salas, de 31 años, quien desapareció el 24 abril, demandó saber sobre el supuesto grupo de marinos retenidos en Ciudad de México desde el pasado 1 de junio como parte de las indagatorias por su probable participación en las desapariciones.

“No sirvió de nada, porque ya fue mucho tiempo y a donde fui estoy segura que mi esposo no estuvo ahí, ellos lo metieron al kilómetro 7 y fuimos a otro donde no metieron a mi esposo”, expresó.

Agencias

Share Button