EU retira a la mitad de sus diplomáticos de Cuba

Washington, 29/09/17.- Estados Unidos suspendió hoy indefinidamente la emisión de visados a cubanos desde su embajada en La Habana, y pidió a los estadounidenses que no viajen a Cuba, al asegurar que no puede garantizar su seguridad tras los “ataques acústicos” sufridos por al menos 21 diplomáticos destinados en la isla.

“Las operaciones rutinarias de visado se suspenden de forma indefinida” en la embajada estadunidense en La Habana, declaró a periodistas un alto funcionario del Departamento de Estado, que pidió el anonimato.

El gobierno también ordenó a más de la mitad de sus funcionarios que dejen la isla por lo que la embajada perderá a aproximadamente 60 por ciento de sus empleados.

La decisión es un golpe a los ya frágiles lazos entre Estados Unidos y Cuba, enemigos de mucho tiempo que sólo recientemente han dejado atrás sus hostilidades.

Estados Unidos indicará en una advertencia de viaje que se emitirá en las próximas horas que algunos de los ataques han ocurrido en hoteles cubanos y, que aunque no se sabe de turistas estadunidenses afectados, podrían correr peligro si viajan a Cuba.

Por ahora, Estados Unidos no exige que diplomáticos cubanos salgan de Washington, otra medida que ha considerado el gobierno, informaron los funcionarios, ya que varios legisladores estadunidenses han pedido al gobierno que los expulse.

En mayo, Washington pidió a dos que se fueran, pero aclaró que era como protesta porque La Habana no protegía a sus diplomáticos en su tierra, no una inculpación.

Casi un año después de que los diplomáticos describieran problemas de salud, los investigadores estadunidenses seguían sin saber quién estaba tras los ataques, que afectaron al menos a 21 diplomáticos y sus familiares. Aunque el Departamento de Estado los calificó de “incidentes”, hoy los funcionarios de Estados Unidos ya determinaron que fueron “ataques específicos”.

Para consternación de los investigadores, los síntomas de los ataques varían ampliamente de persona a persona. Además de pérdida auditiva y contusión cerebral, algunos experimentaron náuseas, dolores de cabeza y zumbido en el oído, y algunos ahora sufren para concentrarse y recordar palabras comunes.

El secretario de Estado, Rex Tillerson tomó la decisión durante la noche de reducir al personal de la embajada mientras viajaba a China, dijeron los funcionarios, después de considerar cerrar por completo la embajada.

El presidente Donald Trump revisó las opciones con Tillerson a principios de la semana. Los funcionarios no estaban autorizados a hacer declaraciones públicamente por lo que hablaron bajo condición de anonimato.

Agencias

Share Button