El “lado oscuro” de los tacones

3/12/15.- Los tacones hacen ver estilizadas, altas y elegantes a las mujeres, pero entre más altos son, más daño pueden generar.

Los tacones de más de siete centímetros cambian la biomecánica de la forma en que se camina. Los pasos se acortan, no se puede avanzar tan rápido y el peso del cuerpo se desplaza hacia la parte delantera del pie, fuera de su centro de masa, lo que después de un uso regular, puede producir dolores en la espalda baja y a la larga, un daño irreversible en las rodillas.

El tobillo también sufre las consecuencias, pues la mala distribución del peso del cuerpo pone en riesgo de sufrir un esguince. No podemos dejar de mencionar que el uso regular de tacones altos puede afectar el sistema circulatorio de las piernas y esto irremediablemente llevará a la aparición de várices.

Lo más recomendable es usar zapatos con tacones que oscilen entre 3 y 6 cm de altura, ya que la altura del calzado pone a los dedos en constante presión. Los tacones se recomienda usarlos solo en ocasiones especiales.

El Universal/El Bravo

Share Button