El consejo de papá

10/10/2018-Cuando Drew Brees estableció la marca de yardas por pase (72,103) el lunes por la noche, el quarterback corrió a abrazar a sus hijos que se encontraban en la banda. Esto después de que celebró con su equipo y le entregó el balón del récord al presidente del Salón de la Fama.

En ese breve intercambio con su familia, que fue captado por las cámaras, el pasador de 39 años les dio un breve mensaje a sus cuatro pequeños. “Pueden lograr lo que quieran en la vida si están dispuestos a trabajar por ello”.

Este mensaje ha sido su forma de vida. Especialmente por su baja estatura para ser un quarterback, un tema que lo ha perseguido desde niño.

Con una estatura de 1.83 metros era bajo para ser pasador y esto le dificultaba la visión de campo, pero llevó a su equipo de preparatoria en Austin, Texas, a tener marca perfecta en su tercer año, aunque al final de la temporada sufrió un desgarre en la rodilla.

Sólo dos universidades le ofrecieron una beca. Eligió a Purdue, equipo con el que estableció 19 marcas y dos récords colegiales, aun así no fue uno de los grandes prospectos de la NFL: cayó a la segunda ronda del Draft del 2001 con San Diego.

Al final de la campaña de 2005 sufrió una seria lesión en el hombro de lanzar: se dañó músculos y el manguito rotador, pero los Santos confiaron en él y firmó con ellos para 2006. En 2010 fue nombrado MVP del Super Bowl XLIV.

Tiene el récord de yardas, yardas por pase, pases completados y ahora va por el de más touchdowns. A sus 39 años tiene 499 pases de TD, 40 menos que Peyton Manning.

JERSEY Y BALÓN LLEGAN A CANTON

Menos de 24 horas después de que Drew Brees consiguió el récord, su jersey y el balón con el que estableció la marca ya estaban en Canton.

Agencias

Share Button
publicidad notas deportes