Diciembre sin kilos de más… ¿es posible?

Es el eterno debate. “Es imposible acabar diciembre sin engordar algún kilo de más”. Estamos en plena época de comidas, cenas, aperitivos, brindis… ¡es diciembre! El mes con más compromisos de todo el año, y todos suelen girar en torno a la mesa.

Normalmente, las grandes “comilonas” del período navideño se concentran en unos días muy concretos. Sin embargo, tal y como advierte la doctora Maribel Lopera, nutricionista y colaboradora de smartsalus.com, en los días previos se aglutinan varios eventos que hacen que se engorde más. Y ahí puede no acabar todo, pues una vez pasada la Navidad, llegan días también complicados, en los que quedan las sobras. La experta alerta de la necesidad de vigilar el peso tanto en semanas antes de la Navidad, como una vez pasadas las fiestas.

 

Antes de la Navidad…

Los días previos a la celebración de las fiestas de Navidad son días “peligrosos” si hablamos de vigilar la báscula. “Cada vez más se celebran eventos semanas antes de las fechas señaladas: tenemos comidas de empresa, reuniones con amigos, etc. Todo esto hace que podamos engordar kilos de más”, sostiene la doctora Lopera. Por otro lado, en esas semanas de antes de la celebración de la Navidad, son muchos los que realizan pruebas culinarias de lo que se cocinará, “estas pruebas pueden ser un problema en la dieta y hacer que se engorde”.

 

Y después…

“En  casi 30 años de experiencia realizando tratamientos dietéticos, he comprobado mayor aumento de peso y sobre todo de volumen semanas antes y después de Navidad y fiestas”, afirma Lopera. Días después de la Navidad lo que ocurre es que “nos encontramos con las temidas sobras. Continuamos comiendo turrón, polvorones y viandas que hayan sobrado”. En este punto, es problemático el hecho de que con la cuesta de enero, se baja la guardia, se pasea menos y por tanto, se sube peso. También tiene que ver, tal y como sostiene la experta, el hecho de que “se entra en una actitud de bajón, desencanto, tristeza, falta de energía y… se vuelve a comer”. Es entonces cuando se come lo que  ha sobrado de la Navidad sin estar pendiente de su alto contenido calórico debido a la vuelta a la rutina  y muchas veces se gana más peso que en los días de vacaciones.

 

Claves en Navidad para no engordar

Pese a todo, conviene estar alerta en Navidad, ya que es un periodo de un alto consumo calórico. En este punto, hay que tener en cuenta algunas claves para mantener la báscula “controlada”.

-No se tiene que dejar de desayunar ningún día, aunque celebremos el banquete de Navidad y queramos llegar con más hambre a la hora de la comida.

-Es conveniente hidratarse y depurarse los días anteriores y sobre todo los posteriores con infusiones, caldos vegetales, etc.

-No se debe repetir en las comidas ni llenarse mucho el plato. Sí es bueno comer lentamente para digerir bien.

-Por otro lado, hay que recordar que las bebidas gaseosas hinchan más.

-Es muy positivo mantener un ritmo de ejercicio diario y aumentarlo a mayor cantidad de comida ingerida.

-Por último, es conveniente tomar suplementos de aceite de pescado de mares fríos para proteger la inmunidad y ayudar a aumentar la temperatura corporal sin necesidad de comer más calorías. Indirectamente, sirven para adelgazar.

En resumen, no se trata de sacrificar las comidas festivas, sino de cuidar la alimentación, controlando el aporte calórico global con alimentos de alto contenido en proteínas y bajo contenido en azúcar, sal y grasas.

Share Button