Desafío

Rafael Loret de Mola

4/09/17

*Tocamos Fondo
*Dinero Amoral

– – – – – – – – – – –

Tocamos fondo… en cuanto a los capitales que salen del país sin remedio, acumulados por los grandes cómplices del gremio peñista, tan atingentes y complacientes, siempre dispuestos a rodear al presidente y formar, como explicó, hace un año la burda Carolina Monroy del Mazo –muy, pero muy bien colocada-, un ejército en su defensa. Ce todas las conductas políticas posibles la de esta mujer inescrupulosa y falaz ha sido, en medio siglo, una de las más abyectas y contrarias al criterio general. Estoy seguro ya de que personajes así pretenden acabar hasta con el último resquicio del PRI… sin siquiera darse cuenta del daño que le hacen.
Por su parte el señor peña nieto convirtió su informe en una especie de pretenso listado de bienaventuranzas cuando es lo contrario y ningún derecho tiene para ello vencido por las pruebas en su contra, convertido en el plagiario nacional y en un ignorante que no requirió ni leer su propia tesis para encumbrarse. Vaya lección que se les está dando a los jóvenes de hoy, sobre todo aquellos que desean ser primero narcos y después políticos para ganar dinero fácil; por fortuna, la mayoría no piensa así.
Sí, es cierto. A peña le favorecen los distractores y hasta tiene una sospechosa suerte: la muerte de Juan Gabriel, el domingo 28 de agosto de 2016 –la fecha en la que Manolete sufrió la herida mortal que le postró en 1947-, le vino a dedillo no sólo para distraer a las masas por la caída del “ídolo” –con serias sospechas sobre el desenlace por el retraso en comunicar la noticia y el sigilo extremo de familiares a los que él no quería cerca-, sino para disminuir la animosidad de millones de mexicanos hastiados de su gestión presidencial y de cuanto representa. ¿Será sólo buena fortuna con cargo a los dramas de los demás? Y en este 2017, la rebatiña política ha sido un espectáculo formidable para acelerar la manipulación colectiva.
En la víspera del informe, tan insulso, bajo el lema repetitivo de que “también hay cosas buenas que contar y cuentan mucho”, si bien no tantas como las malas que nos atan sin remedio hacia un futuro incierto, corroído ya desde ahora, los niveles de desaprobación del titular del Ejecutivo crecieron, nada menos, al ochenta y ocho por ciento. Por ello se apresuraron los publicistas del régimen a elevar oficiosamente los índices favorables al 28 por ciento sin atreverse a más.
Lo que me asombra no es el dato anterior sino saber que existen aún mexicanos que viven en otra latitud pero deambulan por allí en medio del más tremendo caos que podamos imaginarnos, asegurando que el mexiquense lo ha hecho bien; ni los burócratas se lo creen y, si acaso, sólo algunos, no todos, de sus secretarios de Estado se animan a poner las manos al fuego por él… si este sacrificio, recordando a Cuauhtémoc, les acerca a la postulación priísta a la Presidencia. ¿De verdad creerán que pueden ganar desde esta posición partidista?
Pese a la catástrofe política lo más grave, disimulado en un informe con buenas noticias –productos de la inercia gubernamental y no de las decisiones razonables y justas-, es la fuga de capitales combinada con una deficiente, absurda, distribución del gasto público incluyendo más de quince mil millones de pesos para sostener la infraestructura electoral en un país en donde NO existe la democracia y los institutos políticos sólo obtienen seis mil setecientos millones de la partida de 25 mil millones. Los más de dieciocho mil restantes, sencillamente, están destinados a la operación del organismo más cuestionado y cuestionable entre las instituciones.
A estas alturas, no entiendo cómo, por ejemplo, la izquierda, dos veces defraudada sin género de dudas e incapaz de defender y asegurar los sufragios a su favor –con lo que se ha engañado a sus creyentes-, insiste en jugar con las mismas reglas del juego comicial a sabiendas de que ya, desde ahora, con la experiencia obtenida en las elecciones de los años anteriores –alianzas turbias, postulantes criminales y una ceguera increíble respecto a los fondos non santos-, se prepara para asegurar la continuidad aunque sea a través del segundo retorno insólito: el del PAN.
La Anécdota
Por supuesto, la izquierda no repara en la tendencia hacia la derecha que mantiene la Casa Blanca, sobre todo el “pato” Donald Trump Macleod, y la obcecación por asegurar los mercados del sur, comenzando con México, a través de gobiernos débiles por corruptos y limitados por efecto de la ignorancia.
Así que sumamos. Veinticinco mil millones de pesos serán tirados en 2018 al basurero de la demagogia, el INE, con la complicidad de los partidos políticos dispuestos a recibir migajas: mil seiscientos millones recibirá el PRI, y seiscientos cuarenta millones –sin el mil- la MORENA de Andrés Manuel, pasando por el PAN –mil doscientos ochenta y un millones-, y el PRD –setecientos setenta y tres millones-. Toda una ganga electoral lista para representar una lid rebosante de desequilibrios y grandes candados para dirigir los procesos según convenga a los intereses continentales.

Share Button