Dengue, chikungunya y ahora llega el zika

15/12/2015 – Reynosa.- El mosquito transmisor del dengue, Aedes aegypti se ha convertido en un peligro para la sociedad y es que este diminuto insecto puede infectar de tres enfermedades parecidas en sus síntomas, pero diferentes en sus tratamientos.

Los tipos de dengue
El dengue se presenta en clásico y hemorrágico, es el clásico el de menor intensidad de los tres, ya que con reposo y medicamento el paciente se recupera satisfactoriamente si se atiende a tiempo y se controla la cadena de transmisión. El dengue hemorrágico es más agresivo en sus síntomas, ya que puede dar fiebre arriba de los 40 grados, dolor de cuerpo, pero su característica principal es el sangrado de encías y nariz.

Chikunguya o zika
En este caso el tratamiento es más prolongado y los pacientes ante cualquier síntoma de dengue, chikunguya o zika se deben poner en aislados para evitar el contagio. En el dengue hemorrágico se realizan pruebas de laboratorio en donde se muestra que van a la baja el número de plaquetas. En el caso del chikunguya los síntomas son muy similares al dengue, sin embargo se presentan dolores intensos de articulaciones, los cuales llegan a incapacitar a la persona, se les hace difícil moverse y se requiere de un mayor número de días en recuperación. El zika es una nueva enfermedad que también es transmitida al ser humano por el mosquito Aedes aegypti, y sus síntomas son todos los del dengue clásico pero con una diferencia de que en el zika se presenta una erupción cutánea y conjuntivitis. Los tres padecimientos presentan síntomas similares al inicio, pero conforme avanza se marcan diferencias que ayudan al los médicos a detectar el padecimiento correcto.

¿Qué hacer con síntomas?
Lo primero es, no automedicarse, se debe acudir al médico para que se haga la valoración correspondiente y determinar qué clase de padecimiento está presentando el paciente y así poder darle el tratamiento adecuado.

¿Cómo prevenirlo?
La principal manera de prevenir el dengue, el chikunguya y el zika es manteniendo libre de criaderos potenciales de mosquito, es decir evitar tener en casa recipientes que almacenen agua limpia de lluvia o contenedores de agua potable, ya que aquí es fácil la reproducción del mosquito que transmite la enfermedad. Si es necesario se debe tapar muy bien el recipiente y lavar con cloro ya que los huevecillos permanecen pegados. Igualmente se deben lavar los recipientes en donde se les da agua a las mascotas. Evitar tenerla maleza crecida, cortar las ramas de los árboles, evitar almacenar botellas, botes de aluminio y objetos en donde se pueda almacenar agua limpia.

A nivel local
Aunque en Reynosa sólo se registran estadísticas de dengue clásico y hemorrágico, en Estados vecinos como Nuevo León ya existen casos de Chikunguya y Zika y por la cercanía y la migración se pudieran registrar casos en esta ciudad fronteriza, la recomendación es atenderse a los primeros síntomas de la enfermedad para evitar complicaciones.

Agencias

Share Button