De política y cosas peores

Armando Fuentes

24/10/15

La mamá de Pepito le dio la buena noticia. “A tu tía Encintia -le dice- la va a visitar la cigüeña”. “Ojalá no la asuste el pajarraco -respondió el precoz chiquillo-. Mi tía está embarazada, y con el susto podría malparir”. Matilda la Mezcalera, cantante de ranchero, mostraba un opulento busto y un magnificente nalgatorio. Ninguno de esos dos significativos atributos correspondía a su corta estatura y a su desmedrada estructura corporal. Su agente le preguntó, orgulloso, al empresario: “¿Qué le parece el falsete de Matilda?”. “No está mal -responde el individuo-. El problema es que lo demás también es falsete”. El padre Arsilio amonestaba a la liviana chica: “Lo que debes hacer, Pirulina, es conseguirte un marido”. Preguntó ella: “¿El de quién me recomienda, señor cura?”. Don Antanio estaba chapado a la antigua, y por tanto no le agradaban algunas modas femeninas. Decía: “Con pantalones unas mujeres se ven masculinas, y otras se ven masculonas”. La esposa de Capronio, sujeto ruin y desconsiderado, le pedía en vano que le permitiera contratar una muchacha se servicio para que la ayudara en las tareas de la casa. Un día le dijo: “Capronio: estoy haciendo el trabajo de tres mujeres”. “¿De veras? -replicó el majadero-. Hoy en la noche mándame a una de las otras dos”. Himenia Camafría, madura señorita soltera, les decía a sus amigas: “He sido virgen durante 45 años. Pero, la verdad, no tengo ningún interés en romper el récord”. Todavía hay quienes piensan que la educación sexual puede acarrear problemas. Mayores problemas, sin embargo, provoca la ignorancia en materia de sexualidad. Aun en este tiempo existen padres y madres de familia que por causa de una deficiente instrucción moral o religiosa ven con recelo, y aun con temor, todo aquello que al sexo se refiere. Piensan que hablar de él a los niños o a los adolescentes “les abrirá los ojos”, como si mantenerlos ciegos a sus hijos fuera lo mejor. Los padres, los educadores y los guías religiosos, alejados lo mismo de una concepción mecanicista del sexo que de un obtuso puritanismo despegado de la realidad, han de procurar dar a sus hijos y educandos una visión del sexo fincada en el amor y en la responsabilidad consigo mismos y con los demás. De padres amorosos y maestros bien informados deben recibir los niños y jóvenes una educación integral sobre el sexo en sus aspectos físico, emocional, social y espiritual. Sólo así no tendrán una visión morbosa de esa parte de la naturaleza humana, tan noble parte que a través de ella se perpetúa el don hermoso de la vida. En el manicomio el loquito movía la cabeza de un lado a otro, como péndulo. “¿Qué haces?” -le preguntó uno de los encargados. Respondió el alienado: “Soy un reloj de péndulo”. “¿Ah, sí? -contestó el otro-. A ver: ¿qué horas son?”. “Las 9 y cinco” -respondió el orate-. “Estás loco -le dijo el del manicomio-. Son las 11 y media . “¡Uta! -exclama el loquito empezando a mover la cabeza más aprisa-. ¡Voy retrasado de a madre!”. El doctor Duerf, célebre analista, atendió durante diez sesiones al maduro señor. Después de determinar que su mamá (la del señor) no tenía nada qué ver con el problema que había llevado ahí a su paciente, le dijo: “Sus problemas de insomnio y constante estado de ansiedad, don Coscolinio, no tienen su origen, como usted supone, en el estrés que le causa su trabajo. Sus síntomas se deben a sus aventuras extraconyugales, a sus adulterios e infidelidades. Faltar a sus deberes de marido, y el temor de que su esposa y la sociedad conozcan sus desvíos, le generan una gran tensión nerviosa, y esa angustia se manifiesta en insomnio y ansiedad. Sea usted casto y honesto; retorne a la senda de la fidelidad conyugal; renuncie al trato de las mujeres con las que suele verse, y ya verá que sus problemas desaparecerán”. “Muy bien, doctor -dijo el señor al tiempo que se encaminaba hacia la puerta-. Le agradezco su atención”. “Un momento -lo detuvo el analista-. Debe usted pagarme mis honorarios”. “¿Honorarios? -se sorprendió el sujeto-. ¿Por qué?”. “¿Cómo por qué? -dijo el siquiatra, molesto-. Por el consejo que le di”. “Entonces no le debo nada -replicó don Coscolinio-. No lo pienso seguir”. FIN.
MIRADOR.
Por Armando FUENTES AGUIRRE.
Variación opus 33 sobre el tema de Don Juan.
En la calle de la Luz, en Sevilla, había un pequeño nicho con la doliente imagen del Crucificado. Siempre que don Juan pasaba ante él hincaba la rodilla en tierra, se descubría devotamente y en silencio rezaba una oración.
La noche misma en que a don Juan se le acabó la vida atravesado por la espada de un rival, aquella imagen desapareció. Inútilmente los vecinos la buscaron. ¿Quién había cometido aquel sacrílego hurto?
El cuerpo de don Juan yacía en la capilla de los franciscanos, vestido con el hábito de la Tercera Orden. Alguien notó de pronto que las manos del muerto, antes vacías, tenían ahora el Cristo de la calle de la Luz. Sobre el pecho de aquel gran pecador, como sobre otro Gólgota, estaba el Crucificado.
Nadie pudo quitarlo ya de ahí. En vano trataron de arrancar el Cristo del pecho de don Juan: parecían los dos un solo cuerpo. Así, juntos, fueron a la tumba. Así, juntos, están.
¡Hasta mañana!…

Share Button