CNDH: impunidad aumenta agresiones a periodistas

18/11/17.- El titular de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), Luis Raúl González Pérez, afirmó que el aumento a las agresiones contra periodistas es por la impunidad que impera en el país.

El ombudsman nacional recordó que en lo que va de 2017 ya se han perpetrado 10 homicidios de comunicadoras y comunicadores en distintas entidades federativas, lo que indica que la violencia contra la prensa no cesa, sino que se incrementa a grandes pasos.

Destacó que en la CNDH se ha comprobado que las autoridades federales y estatales no han cumplido con su deber de prevenir, investigar y sancionar los crímenes contra comunicadores, como lo demuestra el análisis de 176 averiguaciones previas relacionadas con homicidios, desapariciones y atentados contra instalaciones de medios de comunicación, de las cuales sólo en 10 por ciento de los casos existía sentencia condenatoria y en el 90 por ciento restante impera la impunidad.

González Pérez reveló que el incremento en las agresiones se refleja en el número de quejas presentadas ante la CNDH, ya que en 2014 se recibieron 96; en 2015 fueron 80; en 2016 sumaron 98 y en lo que va de este año se han interpuesto 77.

Dijo que los homicidios de periodistas han ido en aumento desde el año 2000, en que fueron asesinados cuatro comunicadores, con un incremento en los años 2006 y 2008 con 10 asesinatos, respectivamente, mientras que en los años 2009 y 2015 se dio un nuevo repunte con 12 homicidios cada uno y, por desgracia, 2016 se convirtió en el año más letal para los periodistas, con 13 homicidios registrados.

Destacó que el mensaje de las agresiones es que lo ocurrido a uno puede sucederle a los demás, para silenciar la libertad de expresión.

El elevado índice de impunidad en las agresiones contra periodistas y medios de comunicación ha generado aumento en el número de agravios que, de no atenderse, derivarán en un naufragio social y en la desesperanza de una sociedad cada vez más cansada de que la inseguridad se apodere de su vida diaria, determine sus decisiones personales y familiares, o marque con una tragedia personal sus proyectos de vida.

Al participar en el Segundo Foro Regional sobre la Libertad de Expresión y el Rol de los Periodistas y Comunicadores en México, organizado por la CNDH y la Fundación Fernando Mora Gómez, y realizado en la Universidad Autónoma de Mérida, en Yucatán, destacó que la falta de adecuada procuración de justicia para identificar a los responsables y sancionarlos genera un clima de impunidad creciente que se traduce en patente para que se les hostigue, como este organismo nacional lo dio a conocer en la “Recomendación General 24. Sobre el ejercicio de la libertad de expresión en México”.

Explicó que las agresiones contra informadores han derivado en autocensura, desplazamiento y exilio forzado de periodistas, generando espacios de silencio en el país y vulnerando los principios fundamentales de una sociedad abierta, plural y democrática.

González Pérez se pronunció por arropar el trabajo de los periodistas y defensores de derechos humanos, ya que de su labor depende que transitemos hacia estadios más democráticos. Refrendó el compromiso de la CNDH para garantizar el debido respeto de la libertad de expresión y las mejores causas de la democracia, y mediante el Programa de Agravios a Periodistas y Defensores Civiles de Derechos Humanos atender de forma oportuna las quejas por presuntas violaciones en su contra, para que las autoridades respeten sus derechos y adquieran mayor sensibilidad sobre las actividades de periodistas y defensores de derechos humanos.

Por su parte, Fernando Mora, presidente de la Fundación Fernando Mora Gómez, señaló que México ocupa el primer lugar en peligrosidad para ejercer el periodismo en Latinoamérica y el segundo sitio a nivel mundial, sólo detrás de Irak, y sostuvo que en nuestro país reinan la impunidad y la corrupción, y es necesario investigar a fondo los ataques, y en las indagatorias, autoridades y sociedad no deben dirigir los reflectores sólo a factores superficiales sino llegar hasta las últimas consecuencias.

Externó las demandas de la fundación que preside, que van desde obligar a las empresas periodísticas a garantizar salario y prestaciones dignas, previsión social y seguro de vida, hasta legislar para garantizar que la publicidad oficial se haga llegar equitativamente a todos los medios, y que el mecanismo de protección de periodistas sea preventivo y no reactivo.

Agencias

Share Button