Centros de salud se benefician con programa Prospera en la localidad

25/09/2017.- El día de ayer se presentó a esta redacción una mujer, quien pidió a este reportero omitir su nombre por futuras represalias que pudiera tener con algunas personas, por lo cual la mencionaremos con el nombre de Juanita, una mujer de 60 años, beneficiaria del programa federal de Prospera.

Citas

Dijo en un tono molesto que si falta a una cita o a una junta le quitan el 50 por ciento de los recursos económicos y si lo haces dos veces no te dan nada. Hay personas que ni se paran ni a las citas ni a las juntas, las cuales no tienen problema alguno ya que al parecer las faltantes con una cuota económica lo solucionan de inmediato en los centros de salud.

Esta mujer vive al poniente de la ciudad en una casa prestada y tiene como salario al mes 1,500 pesos.

Señala, “sí me ha servido para comprar el mandado, pero a veces me quitan la mitad y en lugar de $1,200 por bimestre me dan $600”, dice al hablar del apoyo.

Reiterando, “cuando no voy a una junta o cita para que me revisen en el centro de salud, me rebajan la mitad, nomás me dan $600. Me dice la enfermera que la orden viene de México, explica que no está de acuerdo que le “mochen” su apoyo. Porque en vez de 20 pesos diarios le dan 10.

Peor aún si uno no va las dos veces que te citen para ver cómo estás de salud, no sale el cheque, no te dan nada”, apunta, al considerar que es una manera injusta y de la cual seguramente no sabe nada el presidente de la República, Enrique Peña Nieto. Dijo que en su trabajo en un comercio de ropa de segunda mano realiza jornadas de 40 pesos diarios en horario de las 8 de la mañana a las 3 de la tarde, después de ese horario se dedica a planchar ropa en domicilios particulares con tal de ganarse unos pesos para llevar comida a su esposo.

Con Juanita vive su esposo José, el cual se encuentra imposibilitado para trabajar debido a una enfermedad.

Agencias.

Share Button