Cena de Negros

Recortes…

Es México, bueno dicen que era, un país lleno de corrupción, cientos de miles de millones de pesos se agenciaban funcionarios en actos inmorales, para que se dé una idea, hasta directores de escuelas o kínder salían con carro nuevo cada año a cambio de no ejercer los recursos de escuelas de calidad, una o dos plazas que nadie se cobraba pero nadie conocía a los beneficiarios de las mismas o nomás por el manejo discrecional de las cooperativas escolares donde permiten la venta de toda clase de productos a cambio de una renta o una cuota semanal que luego no se le explica a nadie cómo se ejerce, aclaro, la mayoría de los funcionarios que le menciono son decentes pero algunos hacían esto o más.
En los hospitales, del ISSSTE, IMSS y otros, la situación era peor, robo de medicinas, se dejaban de pagar mantenimiento de aires acondicionados y otros aparatos médicos para ahorrarse dinero justificando como si realmente se hubiera hecho ese servicio, se mantenían nóminas de aviadores o nóminas muy altas por apoyar con compensaciones a amigos o amantes de directivos o jefes y así por el estilo.
La situación que se vive en las clínicas y hospitales de esas dependencias, más las denuncias constantes de la actual administración, no dejan lugar a dudas de todo lo que le describo, hubo corrupción en ese sector y los más afectados fueron siempre quienes tenían que recibir medicamentos para tratar sus enfermedades crónico-degenerativas, los que caían por cuadros de apendicitis que les daban cita para un mes o más porque los quirófanos eran inutilizables o los especialistas no recibían pagos o casos similares.
Ir a consulta al ISSSTE o al Seguro Social es un martirio, horas de espera y cuando se requería, o mejor dicho, se requiere, de un especialista la situación se pone peor, personas con enfermedades peligrosas para su salud o por lo menos para conservar su calidad de vida reciben citas con el cardiólogo o el internista para dentro de cinco o seis meses posteriores a su visita, cuando bien les va.
Por supuesto, la situación obedece, más que a la falta de recursos, al uso incorrecto de los mismos, vaya, ¿cómo puede el IMSS decir que no tiene para medicamentos si los patrones y trabajadores pagan cuotas muy altas por el servicio y solo lo usa un porcentaje muy bajo de los derechohabientes?, ¿cómo pueden en el ISSSTE no tener ni abanicos en sus clínicas, como en El Mante, Tamaulipas, si todos los maestros, burócratas federales y otros trabajadores y jubilados le aportan cuotas, también muy altas, al instituto?
Lo dicho, se hizo un uso corrupto del dinero y, en ese sentido, era de lo más urgente tomar medidas, buscar formas de evitar que todos esos recursos no se siguieran fugando a los bolsillos de malos funcionarios, el problema es, ahora sí, que la medida de aplicar recortes tomada por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador va a joder primero a los pobres, a quienes no tienen recursos para ir a consultar con médicos o especialistas particulares y tienen que esperar o morir en el intento de ser atendidos por las instituciones oficiales del gobierno federal.
Mire de qué le hablo, ayer un grupo de directores de hospitales se reunieron con diputados de Morena para pedirles sean intermediarios con la Secretaría de Hacienda y el presidente Andrés Manuel López Obrador para que los reciba y así acordar cómo resarcir el daño que les causa un recorte de 2 mil 3000 millones de pesos.
Está demás decir que se quejan de falta de dinero para atender hasta lo básico como es la limpieza, pago de servicios y ya ni se hable de material de curación o medicamentos.
Le decía, es claro que en el pasado hubo corrupción en el Sector Salud, que es necesario saber que se hace con los recursos pero no es nada prudente recortar los mismos a las clínicas, menos cuando se habla de que se aportan más dineros al beisbol que a los hospitales.
Exacto, lo ideal es buscar donde hubo corrupción, quitarle todo el dinero a quien se lo haya robado, corregir muchos excesos pero sin dejar de atender prioridades por suponer que no se utiliza bien cada peso o se puede utilizar de manera incorrecta, más aún, se supone que quienes ahora atienden dichos nosocomios son personas afines a la cuarta transformación, honrados a carta cabal y, por tanto, ya no es necesario castigarlos sin dinero sino solo invitarlos a que investiguen para recuperar lo que se haya desviado.
Los recortes, en resumidas cuentas, no son buenos, menos en el sector de salud o educación, atender estas dos áreas sería realmente atender primero a los pobres porque hoy, lo que se ve, es que si tendrán más dinero en sus bolsillos pero se van a morir hasta de una gripe a menos que con lo que obtengan de pensiones les alcance para pagarse tratamientos muy caros si se desean costearse por cuenta propia su diabetes, hipertensión, VIH, enfermedades de la vista y muchas más.

Share Button
publicidad notas home