Carlos Ahumada, entre escándalos políticos, efedrina y futbol

En el gobierno llamó la atención que el empresario argentino-mexicano Carlos Ahumada Kurtz, de 55 años, llegara tranquilamente el viernes al Aeroparque Jorge Newbery -sabiendo que tenía un pedido de captura de Interpol- donde fue inmediatamente detenido.

Su captura, está precedida por un largo historial de escándalos en Argentina y México y de vínculos con importantes figuras de ambos países, como Aníbal Fernández o el ex titular de la AFA Julio Grondona, y la ex secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles, detenida en la capital mexicana la semana pasada.

Incluso, fue denunciado por supuestos vínculos con el tráfico de la efedrina, pero la jueza federal María Servini de Cubría nunca llegó a imputarlo y le dio un certificado que aclaraba su situación legal. De padre argentino y madre mexicana, Ahumada llegó a ser directivo de dos clubes de futbol en México y dos en Argentina.

El pedido de extradición es por una defraudación fiscal de unos 70 mil dólares, una cifra menor. Sólo en su poder, el viernes, la Policía Federal de Argentina le aseguró 100 mil dólares que tenía en un bolsillo.

Ahumada fue detenido al llegar tranquilamente al aeropuerto en un vuelo proveniente de Tucumán, una semana después de que el juez federal Sebastián Ramos recibió una solicitud de autoridades judiciales mexicanas para su arresto con fines de extradición y él estaba al tanto.

“¿Querrá que lo extraditen a México?”, se preguntó una fuente gubernamental argentina ante Clarín. Ahumada, también, es acusado de una supuesta extorsión contra la ex funcionaria Rosario Robles, con quien mantuvo una relación amorosa en los años previos a su primer arresto.

Agencias

Share Button
publicidad notas nacional