Cancelan programa de apoyo a repatriados

26/12/2018 – Desde hace más de seis meses, el programa federal para apoyar a las personas repatriadas desde los Estados Unidos y con el que buscaba brindarles mayor seguridad en su regreso a sus lugares de origen -por medio de la entrega de un recurso económico para comprar su boleto de autobús-, está cancelado, dio a conocer Juan Antonio Sierra Vargas.

El coordinador de la Pastoral de Movilidad Humana, organismo que maneja el módulo de atención a repatriados en la central de autobuses de Matamoros, dijo también que se tiene la incertidumbre sobre el destino de este programa que se canceló desde a mediados de este año por motivo del periodo de campaña de las elecciones presidenciales.

Urge abrir
programa
Manifestó que es urgente “que se abra nuevamente; había un programa del Instituto Nacional de Migración (INM), muchos de ellos (deportados connacionales) se quedan porque no tienen dinero para poder viajar de regreso; nosotros buscamos la manera para que por medio de Cruz Roja internacional y Médicos sin Fronteras buscar familias en otros lugares para que puedan ir a su destino”.
Sierra Vargas, precisó que este programa operaba mediante una aportación que daba la federación a los Estados del norte del país, para que a su vez lo hicieran llegar a los municipios fronterizos con ciudades estadounidenses.
“Pero se canceló, por causa por las elecciones, no sabemos qué pasó, no se ha vuelto a reactivar, esperemos que enero de 2019 sea reactivado para que pueda apoyar a todas las personas que están batallando y a nosotros, porque todos estos boletos son facturas que pagamos nosotros, tenemos que pagarlas porque no hay apoyos”, dijo el coordinador del módulo migrante.

Riesgo de
inseguridad
Advirtió que el mayor peligro por la cancelación de este programa federal es para la población de Matamoros, así como los municipios fronterizos de Tamaulipas y otros Estados del país, porque es mayor el número de connacionales deportados que se pueden quedar en estas ciudades, sin un lugar donde vivir, sin un trabajo y sin recursos, lo cual los expone a la delincuencia.
“Lo que menos queremos, es que un migrante que se queda a la deriva en cualquier lugar, tarde que temprano se convierte en miembro del crimen organizado, aquí vivimos nosotros, viven nuestras familias, creo que lo menos que podemos hacer es protegernos a nosotros mismos y es el motivo por el cual lo hacemos”, subrayó.

Gastan hasta
90 mil pesos
Precisó que desde que no opera el programa, llegan a gastar un mínimo de 10 mil pesos al mes para apoyar con los boletos a los migrantes, aunque en el último semestre se llegó a necesitar hasta 90 mil pesos en un mes, lo que se consiguió con apoyos de benefactores.

 

Share Button
publicidad notas local