Amenaza EU a oponentes por decisión sobre Jerusalén

20/12/17.- La representante permanente de Estados Unidos ante Naciones Unidas, Nikki Haley, envió una nueva advertencia a países miembros de este organismo que planean emitir un voto de condena a la decisión estadunidense de designar a Jerusalén como la capital de Israel.

“Al considerar su voto, quiero que sepan que el presidente (Donald Trump) y Estados Unidos toman este voto de manera personal”, escribió Haley en una misiva enviada a numerosas misiones diplomáticas ante la ONU, y difundida primero por la publicación Foreign Policy.

La carta, confirmada este miércoles por la agencia de información financiera Bloomberg, añadió que Trump observará cuidadosamente esta votación y solicitó que le informen sobre los países que votaron en su contra.

“Tomaremos nota de todos y cada uno de los votos sobre este tema”.

La diplomática hacía referencia al voto programado para este jueves en el pleno de la Asamblea General de la ONU sobre la decisión de Estados Unidos en torno a Jerusalén, luego que una resolución sobre el tema fue vetada el lunes por la delegación estadunidense en el Consejo de Seguridad.

Posteriormente, afirmó el presidente Donald Trump confirmó dicha postura en una reunión de su gabinete en la Casa Blanca.

“Bien, vamos a observar esos votos. Déjenles votar contra nosotros. Ahorraremos mucho. No nos importa”, dijo.

La resolución de la Asamblea General, que condenaría la decisión tomada el pasado 6 de diciembre por Washington, no tendría carácter legalmente vinculante, al contrario de la que fue apoyada por 14 de los 15 miembros del Consejo de Seguridad.

Sin embargo, un voto mayoritario de condena en la Asamblea General a la decisión de EU conferiría apoyo moral y diplomático a la posición de Palestina y subrayaría el aislamiento estadunidense sobre el tema.

En un mensaje emitido la noche del martes en su cuenta de Twitter, Haley ya había advertido que el jueves habrá una votación criticando a su país.

“Estados Unidos tomará nota de los nombres”.

Los mensajes de Haley parecieron reforzar el duro tono que había empleado el lunes tras su veto a la resolución en el Consejo de Seguridad, cuando aseguró:

“Lo que presenciamos aquí hoy en el Consejo de Seguridad es un insulto. No será olvidado”.

Agencias

Share Button