Al menos 22 muertos y 60 heridos al explotar una bomba en mercado de Pakistán

ISLAMABAD.- Al menos 22 personas murieron hoy y 60 resultaron heridas en un atentado con bomba en un mercado de la localidad de Parachinar, en el cinturón tribal del noroeste de Pakistán, informó una fuente oficial.

La explosión se produjo a mediodía local en el mercado de ropa usada Eid Gah de Parachinar, capital de la región tribal de Kurram, según un funcionario del Gobierno local, Naik Muhammad Khan.

La fuente precisó que 23 personas heridas de gravedad han sido trasladadas en helicóptero a la ciudad de Peshawar y que el resto de los damnificados, algunos de ellos también en estado crítico, han sido llevados a diferentes hospitales de Kurram.

La mayoría de las víctimas mortales pertenece a la minoría chií y, de acuerdo con Khan, las primeras hipótesis apuntaban a un atentado suicida, en relación al cual fueron detenidos dos sospechosos.

“La gente tiene miedo tras el ataque, ya que ha habido paz durante los dos últimos años en Parachinar, un área mayoritariamente chií donde antes había asesinatos sectarios y muchos muertos”, dijo la fuente.

La rama internacional del grupo sectario suní Lashkar-e-Jhangvi (LEJ), el LEJ Al-Aalmi, reclamó la autoría del ataque y aseguró que se trata de una “venganza” por los crímenes cometidos contra los sirios por parte de Irán y el presidente de Siria, Bachar al Asad.
El papa arremete contra los poderosos y proclama “el tiempo del gran perdón”
En un comunicado enviado a medios locales, el portavoz del grupo, Ali Abu Sufiyan, amenazó con nuevas acciones si los vecinos de la localidad en la que tuvo lugar el ataque no “dejan de enviar a gente para que tomen parte en la guerra siria”.

Este tipo de ataques contra la minoría chií, que representa un 20 por ciento de la población del país, se ha incrementado en los últimos años en Pakistán y la autoría de varios de ellos han sido reclamados por la filial nacional del LeJ, cuyo líder falleció el pasado julio en un tiroteo con la Policía.

En otra acción, a finales de octubre pasado 24 personas murieron y 40 resultaron heridas durante una procesión chií en la provincia de Sindh, en el sur del país.

Parachinar es escenario habitual de actos violentos por parte de la insurgencia local y de la vecina región de Waziristán del Norte, donde el Ejército lanzó en junio de 2014 una operación militar antiterrorista, que continúa en la actualidad.

En la ofensiva han muerto al menos 3.400 insurgentes y 488 militares, de acuerdo con fuentes el Ejército, y desde su inicio el número de ataques insurgentes se ha reducido de forma significativa.

El ataque de hoy se produce a tres días de la conmemoración del primer aniversario de la matanza de 151 personas, entre ellas 125 niños, en un colegio gestionado por militares en Peshawar, el 16 de diciembre de 2014.

Share Button